Foto Refernecial

“La idea fija de que en cualquier momento se va a morir o la sensación de que se volverá loco son algunas de las respuestas emocionales de los ataques de pánico, como parte de las distorsiones de la realidad que no existen”, explica la Psiquiatra de la clínica Soñares, Delmeyer Alcalá.

Los ataques de pánico, detalla la especialista son reacciones del miedo que se presentan de manera inesperada y de forma abrupta con respuestas físicas y mentales, como taquicardia, mareos, sudoración, hiperventilación, molestia gastrointestinal, acidez, diarrea, vértigo, sequedad en la boca, mental, sentido cardinal del perder el control.

Foto Referencial

Lea también: EL DUELO MIGRATORIO EXISTE

Ataques de pánico por situaciones irreales

“Los ataques de pánico es un miedo a algo que no existe, irreal, por lo que la persona debe empezar a colocarse en la realidad, evaluar lo que está pasando para tranquilizarse, inclusive tienden a correr sin sentido. Si tienes necesidad de huir, procura apartarte un poco, respirar, reconocer qué es lo que estas sintiendo, aceptar el miedo a algo, triste por algo, será parte de la superación del proceso”, precisa la Psiquiatra.

Detalla que la sensación de volverse loco o que puedan psicotizarse, no lo piensan, sino que se les ocurre sin darse cuenta y temen a que ese miedo se convierta en realidad.

Ataques de pánico suelen ser confundidos con patologías cardiacas

“Generalmente los ataques de pánico ocurren en momentos inesperados, sobre todo en las noches, cuando la persona se despierta con un dolor precordial (en el pecho) y la persona piensa que se trata de un infarto, dirigiendo a centros de salud a las áreas de emergencia por internistas o cardiólogos quienes hacen la pesquisa general y descuben que la persona a nivel físico no tiene nada”, detalla Alcalá.

Asegura que el problema se presenta cuando la persona se enfoca tanto en una respuesta física de que se siente mal y tarda en acudir a un especialista de la salud mental, una vez que lo hace, se le realizan exámenes de acuerdo a su historial clínico y se confirma que no le pasa nada físicamente.

“Es difícil interpretar que al paciente no le pasa nada y por eso llegan a la consulta donde se les da no solo el tratamiento farmacológico sino el terapéutico para que pueda ir comprendiendo los síntomas físicos y de esta manera disminuir la intensidad de los ataques de pánico”, precisa Alcalá.

Foto Referencial

Además de la medicación se debe realizar tratamiento terapéutico

La especialista indica que los ataques de pánico corresponden a patrones de personalidad, por algún tipo de crianza que hace que el trabajo meramente terapéutico solo con medicación no funcione.

“La medicación se coloca de manera precisa, para un determinado tiempo, no deberían ser a largo plazo, por lo que se busca es que la persona comprenda qué es lo que lo está llevando a los ataques de pánico, ante la respuesta de estresores crónicos de larga data y por debajo pueden existir otros trastornos del humor como la depresión”, indica Alcalá.

Familia es importante para superar ataques de pánico

Recomienda además del trabajo terapéutico individual, el acompañamiento de la pareja o la familia con la que conviva, debido que el entorno es fundamental para las personas que sufren de ataques de pánico.

“En el momento del ataque de pánico si las dos personas (paciente y acompañante) no saben cómo actuar será peor para el que lo padece”, afirma la Psiquiatra.

La Psiquiatra de la clínica Soñares, Delmeyer Alcalá, coloca a la disposición su cuenta @vidacognitiva tanto para Instagram como Facebook y la cuenta @clinica_sonares para conocer detalles sobre este y otros temas de interés.

Lea también: Tener una respiración controlada es esencial para nuestra salud

Comenta y se parte de nuestra comunidad