Foto Referencial

Hace unos días veía la foto de un bebé de cinco meses, un bebé que luce feliz, alegre, sano, activo y fuerte, les hablo de Martín, el último miembro de mi familia en llegar, su mamá que es mi prima (la menor de 8 nietos) es una joven mamá de 28 años que se ha preocupado por alimentar a su bebé con leche materna. Mientras veía la foto de este precioso cachetón pensé: “¡Qué hermoso es un bebé alimentado con leche materna!” E inmediatamente otro pensamiento entró en mi cabeza: “amamantando,  mi prima se está protegiendo frente al cáncer de seno”.

Las mujeres desde que estamos integradas al trabajo y a la sociedad de manera mas activa, hemos sido responsables de cambios radicales en el desenvolvimiento del hogar, del trabajo, de la sociedad. Vivimos en épocas en donde apremia la velocidad y la inmediatez dejando de lado cosas importantes, vivimos en una sociedad donde se hace una oda, desde mi punto de vista, un poco exagerada a la belleza y ese culto es lo que está influyendo en como se están alimentando a nuestros niños, los futuros profesores, maestros, arquitectos, abogados, bioanalistas, médicos, matemáticos, físicos, químicos, biólogos, productores y los no menos importantes trabajadores administrativos.  Cada vez mas son las mujeres que deciden recortar los meses y el tiempo diario de lactancia, muchas que lamentablemente lo hacen porque deben salir a trabajar, pues no cuentan con otro apoyo económico y otras por decisión propia, y a estas en especial me quiero dirigir, porque muchas veces la razones para no lactar son tan superficiales como que no querer que se le caigan los senos, no querer que las vean amamantando o simplemente porque “eso ya no se usa”.

La lactancia materna no solo crea uno de los nexos mas importantes entre los seres humanos, trasmite todos los nutrientes y defensas necesarias para que el niño crezca sano, son niños más seguros, que se desenvuelven mejor en las edades adultas, protegerá a tu hijo de enfermedades como la obesidad y la diábetes y con diferencia es mucho más económico que cualquier fórmula, porque es ¡gratis!

Foto Referencial

Lea también: Metabolismo y Cáncer. Primera Parte

Lactancia materna una protección frente al cáncer de mama

El cáncer de mama está asociado a factores genéticos, pero eso solo es una pequeña parte de aquellos que están causados por otros elementos, como lo hemos comentado en otro momento, como la dieta alta en carbohidratos, el sedentarismo, el cigarrillo, alto consumo de alcohol y la obesidad. Dentro de los factores protectores están la lactancia materna, la dieta rica en frutas y vegetales, actividad física diaria, bajo consumo de azúcares y de alcohol. Estamos viendo a nivel mundial, un incremento en los casos de cáncer de mama en mujeres jóvenes y la mayoría asociados al estilo de vida.

No quiero demonizar aquellas mujeres que han decidido no amamantar a sus hijos, pero me gustaría llegar a aquellas mamás o futuras mamás que se están planteando no hacerlo pues estarían perdiéndose de muchísimos mas beneficios, no solo los propios sino para sus hijos.

No limites a tu hijo a ser un niño o una niña sanos tanto de pequeño como de adulto, piensa en todas aquellas personas que puedes conocer que tienen cáncer y el duro proceso que esas personas viven, tú podrías ser una de ellas y tienes en tu mano la posibilidad de evitarlo. Verte con un poco de estrías sobre los senos o más caídos de lo normal no es grave, sobre todo porque por fortuna eso es de alguna manera “reparable”, pues existen excelentes cirujanos plásticos que pueden mejorar tu aspecto.

Alimenta a tu hijo, aliméntate con tu hijo, haz que sea grande y protégete frente al cáncer de mama.

Un gran saludo a todos los lectores. Hasta la próxima.

Lea también: ¿Te interesa saber sobre el cáncer de mama? I parte

Rosa Barbella

Médico especialista en anatomía patológica

Comenta y se parte de nuestra comunidad