Foto Referencial

Cuando los síntomas de infecciones urinarias son fuertes, el paciente puede presentar cálculo en los riñones con fragmentos que superan los seis milímetros, ocasionando que a ese tamaño sea difícil de expulsar por la orina, obstruyendo el esfínter, generando un proceso inflamatorio del tejido interno que arropa dicho calculo, produciendo la dilatación del riñón, para finalmente presentarse el temido, cólico nefrítico.

Así lo explica el Urólogo y cirujano Ricardo Ribeiro, quien indica «no es imposible de eliminar el cálculo pero sin duda alguna se va a enclavar y será difícil que avance por la orina, quedando obstruido y trayendo como consecuencia un proceso inflamatorio del cual no habrá forma que cese el dolor porque será constante hasta que el paciente sea operado».

Detalla el Urólogo que el paciente con infecciones urinarias presentará dolor y hematurias (sangre en la orina), por lo que debe hacérsele una tomografía y someterlo a cirugía mínimamente invasiva a la brevedad posible, porque será el riñón el que esté sufriendo con el pasar del tiempo, debido que se muere la nefrona (unidad principal de purificación de la sangre).

Foto Referencial

Lea también: Ataques de pánico son distorsiones de la realidad que no existen

Riñones sufren por infecciones urinarias

El especialista precisa que las infecciones urinarias se clasifican en leves, moderadas y severas de acuerdo a la sintomatología, siendo las más fuertes las de mayor atención por ameritar cirugías mínimamente invasivas.

Afirma Ribeiro que si a largo plazo esto no se corrige producirá problemas en la vejiga, específicamente en el músculo detrusor, el cual se volverá duro, perdiendo elasticidad y contracción.

«La presión va hacia arriba afectando a los riñones, porque si son recurrentes pueden producir cálculo estruvita, magnesio, amonio, fosfato y otras bacterias a nivel riñón perdiendo la función del filtrado del riñón por lo que habrá que realizar una cirugía para extraer el cálculo», alerta el Urólogo.

Foto Referencial

Hombres presentan dificultades eyaculatorias

Dice el doctor Ribeiro que los hombres que han recibido tratamientos farmacológicos para combatir infecciones urinarias leves presentan efectos secundarios como eyaculación retrograda, sintiéndose alarmados cuando tienen relaciones sexuales, debido que la cantidad de semen no sale o disminuye.

Agrega que esto se produce porque los medicamentos relajan el esfínter y el músculo de la próstata, por lo que la vejiga se abra más.

«No es que haya problema con el orgasmo o la eyaculación, sino que como no se cierra el esfínter ese eyaculado se va hacia atrás y queda en la vejiga, de modo que cuando el hombre orina sale el semen viéndolo allí», asegura Ribeiro.

Vejiga es afectada por infecciones urinarias

Aclara que existe un gran abanico de enfermedades que comprometen el sistema urinario como la litiasis renal con la presencia de cálculos que pueden desarrollarse en el riñón.

«El uréter es la formación que sale del riñón para que la orina baje a la vejiga, allí se pueden formar cálculos y quedarse en la uretra esa es una de las patologías más frecuentes», resulta el Urólogo.

El también médico Cirujano, indica que del crecimiento prostático ningún hombre «se salva», porque a medida que envejece crece la próstata y será mediante una intervención quirúrgica mínimamente invasiva con láser o con raspado, que podrán corregirse problemas por infecciones urinarias.

Grado de infección determinará tratamiento

«Hay criterios internacionales, pero en la escala Internacional de Sintomatología Prostática, conocido por sus siglas IPSS, se evaluará la sintomatología para decidir si requiere cirugía o tratamiento farmacológico que pueden ayudar relajar músculo de la próstata y la vejiga», asegura Ribeiro.

Precisa el Urólogo que se le realizará al paciente con infección urinaria un estudio de imagen a través de una ecografía abdominal o tomografía para precisar el tamaño y a qué nivel está el cálculo en el riñón para realizarle una cirugía mínimamente invasiva que va desde la cistoscopia hasta la ureteroscopia.

«Esta herramienta médica es un tubito ancho de fibra óptica que lleva una cámara y se introduce  por el orificio donde sale la orina para analizar el riñón, por el uréter intervenido con láser o procedimientos percutáneos para destruir el cálculo y  sacarlo en fragmentos pequeños», detalla Ribeiro.

Cálculos de más de 6 mm requieren cirugías

Añade que el tamaño del cálculo por infecciones urinarias juega un rol fundamental al momento de la intervención quirúrgica o no.

«Los americanos se toman como referencia 5 milímetros que serán los que saldrán por el uréter y probablemente lo expulsará de forma espontánea, mientras que los europeos toman 6 milímetros«, precisa el Urólogo.

Puntualiza que las enfermedades urinarias ocurren con mayor frecuencia en las mujeres, con un  14% de probabilidad de padecerla que en el caso de los hombres, debido que el sexo femenino tiene la vagina cerca de región anal y del meato urinario por donde sale la orina.

Foto Referencial

El Urólogo y cirujano Ricardo Ribeiro coloca a la disposición su cuenta @Ricardoj.ribeiro para ampliar detalles de este y otros temas de interés.

Lea también: Tener una respiración controlada es esencial para nuestra salud

Comenta y se parte de nuestra comunidad