Foto Referencial

Siendo la respiración una función vital, son pocos los padres que enseñan sus hijos a hacerlo de forma consciente, simplemente porque no tienen la dicha de haber aprendido o entendido su importancia y utilidad. Por ello y siendo esta una herramienta fundamental para nuestra salud mental y por tanto física, me voy a tomar el tiempo de hablarles un poco de todos los beneficios de aprender a respirar “vívidamente”.

La respiración es la función vital más importante, ya que podemos sobrevivir algunos días sin alimentarnos, un poco menos sin agua, pero sólo unos minutos sin respirar.

Por ello, es una ganancia de bienestar crear el hábito de hacerlo conscientemente y esto implica conectarse, tanto en el aquí como en el ahora, a través de la respiración; lo que hará disminuir nuestros niveles de estrés y por tanto regulará el funcionamiento orgánico.

Incluso, al hacernos conscientes de nuestra respiración, se nos hará sencillo identificar nuestros estados de ánimo más apagar o mejorar nuestro diálogo interno.

Concientizar el cómo respiramos y sobre todo, cómo nos sentimos al hacerlo, nos dará data esencial para nuestro bienestar ¿Por qué? Porque las emociones según su tipo, cambian el ritmo de nuestra respiración. El miedo, la ansiedad, la rabia o la alegría nos hacen respirar distinto. Además, los “pensamientos” en general inciden en estas emociones haciendo variar indefectiblemente la forma en la cual respiramos.

Foto Referencial

Lea también: ¿Cómo las emociones trastocan nuestra salud?

Vivir mejor = Respirar mejor

Aprender a respirar de manera consciente nos ayudará a ejercitar nuestra mente para poder mantenerla en balance ante las vicisitudes y por consiguiente, también nos ayudará a funcionar mejor orgánicamente, incluso hasta cuando nos ejercitamos.

El respirar bien, según las disciplinas orientales, la ciencia e incluso las religiones, es una fuente de vida y de energía que permite conectarnos con niveles los superiores de conciencia, contribuyendo con un mejor estado de salud en general.

Muchas disciplinas como por ejemplo el Yoga o el Tai-Chi, nos entrenan en la respiración consciente para entre otras cosas, aquietar la mente, desarrollar la concentración, regular la ansiedad y alcanzar la paz interna.

Esta práctica puede convertirse, como en mi caso, en un ejercicio que realizo minuto a minuto, cada vez que lo recuerdo y siento “disconfort” por el estrés y la presión cotidiana. Inmediatamente me siento mucho mejor porque me sirve para disfrutar del presente conectándome con el aquí y el ahora.

Foto Referencial

Aprender a respirar…

Seguramente nunca te has detenido a pensar ¿Respiro de forma correcta? ¿Recibe mi organismo el oxígeno del modo más adecuado?

Nunca es tarde para conocer ejercicios que nos ayudarán a aprender a respirar correctamente; y también, a tomar conciencia de los beneficios que esto trae para nuestra salud. Busca información pues muy abundante en los medios masivos.

Tenemos que asumir, de una vez por todas que una buena gestión emocional y un óptimo funcionamiento de nuestros órganos depende de una correcta oxigenación. Incluso, existen enfermedades físicas y psíquicas que están directa o indirectamente relacionadas con la falta de oxígeno, bien sea por: malos hábitos respiratorios, postulares o de nutrición.

El estilo de vida moderno provoca que nuestra respiración sea rápida e incompleta ya que solo aprovechamos una pequeña parte de nuestra capacidad pulmonar. Lo anterior dificulta los procesos metabólicos y el correcto estado de los tejidos de nuestro organismo.

Respiración diafragmática

Se ha demostrado científicamente que el mejor tipo de respiración existente es la diafragmática porque es capaz de calmar nuestra respiración y aliviar las tensiones; relajando los músculos y fomentando la concentración. La respiración diafragmática aumenta la energía psíquica y estabiliza el estado de ánimo.

Aprender a respirar por la nariz para limpiar, filtrar y condicionar el aire que entra a nuestras vías respiratorias. No respires por la boca, simplemente porque la nariz se encarga de limpiar, filtrar, humedecer y acondicionar el aire; de forma que este penetre en buenas condiciones por nuestras vías respiratorias.

Inhalen por la nariz llenando la parte inferior de los pulmones, así es como se consigue la indispensable colaboración del diafragma. Cuando el aire desciende, notarás como se va hinchando poco a poco el abdomen. También se elevan las costillas, el esternón y el pecho. Una vez finalices la inhalación trata de retener el aire unos tres segundos. Luego, exhala muy despacio metiendo poco a poco el abdomen, expulsando todo el aire.

Si repites estas sencillas instrucciones a diario, notarás como al final esta forma de respiración ocurrirá de forma casi automática sin que lo notes.

Estudios de la Clínica Mayo, indican que hay suficiente evidencia que demuestra que respirar de manera profunda y consciente puede calmar mas regular el sistema nervioso autónomo, es decir, el que recula funciones involuntarias del cuerpo como la temperatura.

Respirar adecuadamente puede disminuir la presión arterial y proporcionar una sensación de calma casi inmediata.

¡Así que enfóquense en hacerlo!

Foto Referencial

Beneficios del buen respirar…

Tendremos más glóbulos rojos. Una oxigenación optima nos permitirá producir más sangre y con ello, el cuerpo tendrá mayor capacidad de eliminar toxinas.

Asimilaremos mejor los alimentos.  El oxígeno participa en el metabolismo del organismo un proceso vital para transformar los alimentos en energía, esa que hace funcionar el cuerpo.

El sistema nervioso funciona mejor. Esa mayor cantidad de oxígeno mencionada, hará que el cerebro, la columna y los nervios se relajen más fácilmente y con ello, sin duda, serán más eficientes.

Preserva la glándula pituitaria. Dicha glándula controla las funciones de las demás y regenera sus células gracias al ingreso adecuado de oxígeno.

Se fortalecen los pulmones. Con una buena respiración aumenta la capacidad pulmonar.

El corazón se revitaliza. Respirar profunda y lentamente aumenta la eficiencia del corazón.

Respirar adecuadamente es esencial incluso durante cuando dormimos, porque un sueño reparador depende también de ello.  ¿Entonces? ¿Se animan a aprender a respirar eficientemente? ¿Qué esperan?

Lea también: Cuando hablamos de salud mental…. ¿Qué es normal y qué no?

María Laura Garcia
Comenta y se parte de nuestra comunidad