Foto Referencial

«Si se le va el público al agresor bajan los casos por bullying. Si no se educa al acosador, se es culpable y por ser observador también, porque si te quedas callado puedes tener consecuencias penales», así lo asegura la docente y directora de la ONG «Soy Respeto», María Alejandra Arévalo.

Explica la especialista que el bullying debe ser debidamente notificado ante el Consejo de Protección y evitar pensar en que «no voy a denunciar porque es burocrático», dice que existen medidas pedagógicas mediante sencillos protocolos.

«Si el colegio no toma cartas en el asunto, debe hacerse la denuncia ante el Consejo de Protección de la zona donde reside el niño, el cual dictará las medidas a cumplir por el colegio y por los padres del agresor, quienes también se enfrentarían a consecuencias», afirma Arévalo.

Foto Referencial

Lea también: Bullying podría estar vinculado a problemas cardiovasculares

Sin reconocimiento no existiría acosador

Sobre el bullying resalta que no es cualquier mordisco o golpe, es un hecho que genera daño emocional continuo en presencia pública, situación en la cual el acosador busca reconocimiento, obteniendo poder de esa manera y donde tanto la víctima como el agresor padecen de baja autoestima.

Indica la docente que el bullying tiene que ver con la baja autoestima, debido que hay personas abusadas y éstas le restan importancia, es entonces cuando el agresor necesita ver que el individuo está afectado y si esto no ocurre se muda de víctima.

Víctima y agresor sufren de baja autoestima

«El agresor también tiene autoestima baja porque no está teniendo el reconocimiento que quiere, si no tuviese público no existiría el bullying«, afirma Arévalo.

Desestima la falsa creencia que hay en torno al bullying, que es necesario para que «las personas puedan crecer. La tesis de que es necesario el bullying, porque a mí eso me pasó y estoy bien«, destaca Arévalo.

Bullying es la mayor preocupación en niños 

Resalta que en el mundo de los niños el bullying es el probmema más grande, porque a diferencia de los adultos que deben debatirse por citar algunos ejemplos, entre costear servicios básicos o el condominio, los menores de edad no tienen mayores responsabilidades y esta situación será su día a día. 

Foto Referencial

«Se les mueve la autoestima por completo, afectando el rendimiento escolar, dejan de asistir tanto a actividades grupales como deportivas. Y el niño que había dejado de hacerse pipí ahora vuelve a orinar la cama, además presenta cuadros virales como gripes sin explicación, no quiere ir a fiestas, no invita a los amigos a la casa, no se preocupa por su aspecto físico, presenta cambios emocionales de tristeza o agresividad», alerta Arévalo.

La clave, dice la docente, viene del hogar, por lo que la comunicación con los hijos si es acosador o víctima, es vital.

ONG «Soy Respeto» combate el bullying

En su experiencia al frente de la ONG «Soy Respeto», relata que nació de un campamento de aventura, hace 29 años en el país, cuando anteriormente el bullying era considerado en Venezuela como «chalequeo».

«Vengo de una familia educadora, no nos gusta que se metan unos con otros, creemos en el respeto e inclusión y eso funcionó en una temporada vacacional, donde quisimos llevarlo a una ONG, instituciones y grupos de padres organizados. Hemos tenido grandes resultados, hemos visto mucha falta de información, se cree que todo es bullying y no es así», señala Arévalo.

Destaca que en la ONG «Soy Respeto», está conformada por un grupo de psicólogos, padres y docentes que brindan asesoría legal y dinámicas, a través de talleres mensuales antibullying, además de medicina positiva y autoestima, para familias organizadas, colegios o instituciones que así lo requieran.

Foto Referencial

La docente y directora de la ONG «Soy Respeto«, María Alejandra Arévalo, coloca a la disposición su cuenta @soyrespeto con el mismo usuario para Instagram y Facebook,  para quienes deseen ampliar detalles sobre este y otros temas de interés.

Lea también: KiVa: Método para luchar contra el bullying

Comenta y se parte de nuestra comunidad