Foto Referencial

Los miomas o fibromas son tumores benignos de la pared del útero, y es una de las patologías ginecológicas más frecuentes. La mitad de todas las mujeres alrededor de los 50 años tiene miomas. Aunque no se conoce la causa exacta, los factores genéticos y hormonales pueden ser responsables de su origen. Estas tumoraciones pueden estar localizadas en distintas partes del útero y se les llamas según sea el caso subserosos, intramurales, submucosos, pediculados e intracavitarios, como vemos en la imagen siguiente.

Los síntomas dependen de la localización y tamaño de los miomas: el dolor pélvico generalmente está asociado a los miomas subserosos o intramurales, a diferencia de los miomas submucosos que aunque sean pequeños pueden ocasionar trastornos menstruales caracterizados por el aumento del número de días y la pérdida hemática abundante. También pueden ser asintomáticos frecuentemente.

Foto Referencial

Lea también: Conoce las causas de infertilidad

Manejo médico o quirúrgico

Se sabe que los miomas son tan frecuentes en la mujer que van a estar presentes en el 50 % de toda la población femenina. Sin embargo no todas las pacientes ameritan una cirugía. Dependerá de los síntomas, el tamaño, el deseo de fertilidad y la edad de la paciente, la decisión de realizar una cirugía para extirparlos (miomectomía) o retirar completamente el útero (histerectomía).

Los miomas tienden a involucionar la menopausia, es decir, disminuir su tamaño. Por esta razón en muchas ocasiones solo se mantienen bajo observación.

También pueden controlarse los síntomas con tratamiento médico como los dispositivos intrauterinos medicados con progesterona y las pastillas anticonceptivas.

Foto Referencial

Diagnóstico

Diferentes estudios se realizan para la evaluación de esta patología:

  • Ultrasonido: permite evaluar el tamaño y la localización.
  • Histerosalpingografia  y sonohisterografia: evalua la ubicación de los miomas y como pueden afectar la fertilidad.
  • Histeroscopia:  es un procedimiento mediante el cual se realiza la introducción en el útero de un sistema óptico muy delgado que nos permite  la visualización directa de la cavidad endometrialcapa interna del útero,  evaluando la presencia de lesiones o áreas sospechosas, con el objetivo  de tomar biopsia de estas zonas para obtener un diagnostico anatomopatológico. También por este método se puede lograr la extracción completa de lesiones intrauterinas como los pólipos endometriales o miomas submucosos, estructuras que se encuentran en la cavidad del útero.

Miomas y fertilidad

Si se trata de una paciente en busca de fertilidad, los miomas en algunas ocasiones pueden ser causa de infertilidad pero no es la causa más frecuente. Sin embargo si la paciente se va a someter a un tratamiento de fertilidad avanzada como la fertilización in vitro, lo más recomendable en estos casos es la resolución de los miomas que pueden disminuir la probabilidad de éxito de estas técnicas.

Si el diagnóstico de mioma ocurre durante el embarazo, las posibilidades de presentar alguna complicación dependerá de la ubicación y tamaño del mioma y su relación con la placenta; en el primer trimestre pueden crecer por el efecto hormonal. Eventualmente la paciente puede presentar dolor, parto prematuro y aumenta el riesgo de hemorragia postparto. Sin embargo la mayoría de las pacientes con miomas medianos o pequeños no tienen síntomas.

Lea también: La depresión como síntoma ginecológico

Por. Dra. Peggi Piñango
Comenta y se parte de nuestra comunidad