Foto Referencial

Hemos crecido valorando las relaciones personales y escuchando lo importante que es complacer a todo el mundo siendo niñas perfectas. Es lógico que decir no, nos parezca la forma más rápida de convertirnos en pares sociales. ¿Por qué hacerlo? Las mujeres tenemos dificultades en decir no, porque creemos que afectará nuestras relaciones. Ese es el mensaje constante y permanente que hemos escuchado en nuestra infancia, por eso es que nos parece tan difícil. Práctica cómo rechazar un pedido sin usar la palabra no. A continuación 10 sugerencias para decirlo sin decirlo.

Sí, y dime que prioridad abandono. “¡Sí! Ahora dime cuál de estas prioridades debo abandonar”. Si tu jefe te pide que hagas algo y sabes que te será imposible hacer eso más lo que ya estás haciendo, pídele que te aclare cuál de tus prioridades debes abandonar. Eso lo ayudará a cambiar de idea o a permitirte dejar de lado alguna otra responsabilidad.

Lea también: Mi autoestima y las 5 Libertades de Virginia Satir

Sí. Con estas condiciones. “¡Sí claro! Pero recién lo puedo hacer la semana próxima”. O con la ayuda de otra persona más, o después de que termine lo que estoy haciendo. La idea aquí es que puedes hacer lo que te piden sólo bajo ciertas condiciones.

Foto Referencial

Sí. A cambio, necesito que esto. “¡Sí, claro! Encantada de ayudarte a terminar el proyecto. Voy a cambiar una cita que tengo así me puedo quedar hasta tarde. Ahora, si me quedo hoy, voy a tener que salir temprano un día esta semana para ir a esta cita”. O cualquier otro intercambio apropiado.

Sí. A cambio, necesito que tú hagas esto por mí. “Sí, claro. Es un placer ayudarte con esa petición. Lo único es que si te ayudo con eso,  tú tendrás que hacer tal cosa… por mí”. Intercambio de ayuda. Vamos a aprender a decir no pidiendo a la otra persona que haga algo que tú dejarás de hacer por ayudarla. Por ejemplo: “Yo escribo el reporte para el comité y a cambio tu preparas la Power Point para la reunión del martes.” Si no acepta el intercambio, entonces puedes decir: “En ese caso no voy a poder ayudarte porque no tengo tiempo de hacer ambas cosas”.

Sí. Con compensación extra. Practica estas diez sugerencias y pronto te sentirás cómoda rechazando pedidos que te sacan tiempo y no apoyan tus prioridades. “Sí, ¡claro! Con gusto cubro a Juan. Pero hacer mi trabajo y cubrir el suyo implica trabajar los fines de semana por dos meses. ¿Podemos hablar de la compensación?” El objetivo es dejar claro que estás dispuesta a hacer lo necesario para ayudar pero que quieres ser compensada por el esfuerzo que requiere. Esta estrategia funciona en ciertas situaciones, no cuando se supone que debes cubrir a un miembro de tu equipo que faltó por pocos días. Pero tenla presente para cuando se te presente la ocasión.

Me siento halagada pero paso. Me siento halagada de que hayas pensado en mí para esto. Desafortunadamente, estoy muy comprometida y voy a tener que dejarlo pasar.” Puedes decir sólo esto o agregar lo que te sugiero en el próximo apartado.

Me siento halagada. Te recomiendo a alguien. “Me halaga que hayas pensado en mí pero tengo un compromiso previo. Sin embargo te puedo recomendar a alguien que es perfecto para lo que necesitas”. Cuando recomiendas a alguien que puede hacer lo que te pidieron a ti, en lugar de enfocarse en que le estás diciendo no, la otra persona estará agradecida por tu asistencia.

Foto Referencial

Me siento halagada. No podría dar lo mejor de mí. “Gracias por pensar en mí. Desafortunadamente no tengo el tiempo que me requeriría hacer este trabajo bien. De manera que en esta ocasión, paso.” Otra vez, puedes quedarte aquí o recomendar a alguien capaz de hacer un muy buen trabajo.

Me siento halagada. Podría entrenar a otra persona. “¡Gracias por pensar en mí! Me encantaría hacerlo. Desafortunadamente no tengo el tiempo que me requeriría hacer bien este trabajo. Pero con todo gusto entreno a quien tú me digas”. Aprendemos a decir no, demostrando buena voluntad, espíritu de equipo y apreciación por la oportunidad, de manera que en el futuro la persona te tenga en consideración.

Déjame mirar mi calendario. “Me encantaría hacerlo. Déjame mirar mi calendario para asegurarme de que realmente puedo”. Esta es una maravillosa manera de evitar la tentación de dar una respuesta inmediata. Luego de que te hayas tomado el tiempo de pensar acerca de lo que te pidieron puedes responder con una razón válida de por qué no puedes asumir un nuevo compromiso.

Foto Referencial

Si practicas estas 10 maneras de decir no y las dices con una sonrisa y con un lenguaje no verbal positivo, muy pronto te sentirás súper cómoda rechazando pedidos que consumen tu valioso tiempo y que no son una prioridad para tu carrera profesional. ¡También funcionan en casa!

Los mensajes de nuestra infancia nos marcan pero pueden ser revertidos en conductas positivas que nos permitan ser coherentes con lo que deseamos hacer.

Lea también: ¿Observo sin juzgar?

Lic. Stefania Aguzzi

Redes sociales: @stefania.aguzzi

Comenta y se parte de nuestra comunidad