Foto Referencial

“Se estima que en Venezuela más de 300 mil personas tienen hepatitis C pero no están diagnosticadas, esto porque hay un subregistro y muchas veces no le dan importancia a tener una transaminasa por encima de lo normal y no se estudia. Como la enfermedad es silenciosa pasa muchos años para que se manifieste generando como consecuencia cirrosis e hipertensión portal disminuyendo la calidad de vida”, afirma el médico Internista, Gastroenterólogo y Hepatólogo, Saturnino Fernández Bermúdez.

Dice el especialista que las personas que mayor riesgo tienen de contraer hepatitis C, son las que tienen múltiples parejas, usan drogas endovenosas, se realizan tatuajes en condiciones antihigiénicas con agujas reutilizadas, se someten a acupuntura con punciones no esterilizadas.

“Estas personas son quienes deben hacer exámenes, porque si las aminotransferasas están elevadas deben pedir que se les realice una serología de hepatitis C, VIH y VDRL”, explica Fernández Bermúdez.

Foto Referencial

Lea también: Rinoplastias en mismo paciente puede causar deformidades

“50% de pacientes no saben cómo se contaminaron”

Asegura que el estudio de transaminasas está disponible prácticamente en cualquier laboratorio del país, aunque aclara es un examen costoso si estas están elevadas, “preferimos un estudio de última generación”, indica el Gastroenterólogo.

El también Hepatólogo, destaca que el 50% de los pacientes no se sabe cómo se contaminó por hepatitis C, por lo que habrá que estudiar su entorno para determina que algún familiar padezca el virus o no.  

“Se hace una evaluación médica, seguido de la historia clínica, para luego practicar un ultrasonido abdominal que determine si hay lesiones, porque como el hepatitis C es una  enfermedad silente pueden pasar 15 o 20 años y nos encontramos que la persona tiene una cirrosis”, dice Fernández Bermúdez.

Hepatitis C es prevenible

Asegura que el hepatitis C es prevenibles si se diagnostica a tiempo, por ser una de las pocas infecciones virales que tiene cura mediante tratamientos adecuados con antivirales de acción directa, por lo que la tasa de pacientes que pueden curase oscila del 96% al 100%.

Sin embargo, aclara el Hepatólogo que hay que darle seguimiento a la enfermedad así la persona esté curada, debido que los daños en el hígado pueden producir otros problemas de fibrosis severa o hipertensión y riesgos de otras complicaciones, cuidando siempre las secuelas que deja el virus.

Foto Referencial

Pacientes con VIH propensos a padecer hepatitis C

Agrega que si un paciente tiene VIH tiene 30 veces más probabilidades de padecer hepatitis C, aunque destaca “existen tratamientos no con tanta certeza para eliminar el hepatitis C pero tendrá que recibirlo por muchos años”.

Otra de las formas de adquirir  hepatitis C, indica el especialista es por infecciones que pueden ser transmitidas vía endovenosa, a través de transfusiones que no estén debidamente autorizadas los bancos de sangre, los cuales hacen pruebas pertinentes, afectando principalmente a niños.

“A nivel horizontal y vertical, es baja menos del 5% a diferencia del hepatitis B donde la transmisión vertical es alta y la única garantía es si la madre tiene hepatitis B prácticamente será cero la carga viral para evitar contagiar al feto”, asegura Fernández Bermúdez.

Hepatitis A es mortal

Por otra parte, indica que han aumentado los casos por hepatitis A, incrementando la probabilidad hepática aguda en los pacientes, produciendo el fallecimiento.

“Sí existen aunque es el 1% quienes puedan fallecer por hepatitis A, pero a quien le pueda dar este virus es el 100%  de la población”, precisa el doctor Fernández Bermúdez.

Recomienda prevenir el hepatitis A, con medidas higiénicas estrictas, evitar el consumo de aguas contaminadas, alimentos crudos y los que no estén debidamente lavados, además de las relaciones sexuales oroanales.

Agujas no esterilizadas desencadenas hepatitis B

En cuanto a la hepatitis B, señala es tiene múltiples formas de contraerse, siendo la más común por vía sexual, seguido de uso de drogas endovenosas, tatuajes, piercings, acupuntura, cuyas medidas higiénicas no se hayan tomado, “ahora las agujas que se utilizan en esas prácticas se las dan al paciente y se evita la reutilización”, resalta el Gastroenterólogo.

Agrega que existen otros tipos de hepatitis como el delta, confinado a indios yukpa, bari y en el estado Zulia y la hepatitis E, por zoonosis, parecido a la hepatitis A, aunque en Venezuela no se tiene cómo diagnosticarla.

Foto Referencial

El médico Internista, Gastroenterólogo y Hepatólogo, Saturnino Fernández Bermúdez, destaca que para ampliar detalles sobre este y otros temas de interés pueden ubicarlo a través de su cuenta personal de Facebook como: Saturnino Fernández B.

Lea también: Cáncer de cuello uterino es prevenible en etapa preinvasora

Comenta y se parte de nuestra comunidad