Foto Referencial

Las infecciones urinarias representan uno de los tipos de infección más frecuentes en el embarazo. Las mujeres embarazadas tienen riesgo de infecciones urinarias debido a las modificaciones anatómicas y funcionales que experimentan los riñones durante la gestación, como la dilatación del sistema colector y la compresión de los uréteres por el útero. Frecuentemente este tipo de infecciones pueden presentarse en la mujer embarazada en forma asintomática, conocido como bacteriuria asintomática.

¿Qué síntomas indican una infección urinaria?

Principalmente el deseo de orinar frecuentemente, y la sensación de querer seguir orinando luego de haber culminado la micción. También puede presentarse ardor mientras orinamos. En ocasiones la orina puede mostrarse turbia y con un olor más intenso del habitual. Es importante el diagnóstico oportuno de este tipo de infecciones para evitar complicaciones, como la progresión de la infección que inicialmente se localiza en la vejiga (cistitis) y que puede ascender y extenderse a los riñones (pielonefritis).
Foto Referencial

Lea también: ¿Cuáles son las señales que pueden indicar un problema ginecológico?

¿Qué consecuencias puede generar una infección urinaria en el embarazo?

Aproximadamente entre un 4-10% de todas las embarazadas tienen una bacteriuria asintomática, es decir que tienen bacterias en la orina y se encuentran asintomáticas. Estas pacientes deben ser diagnosticadas y tratadas a tiempo, ya que si no reciben tratamiento un 25% de ellas evolucionan a pielonefritis aguda, que es una infección de los riñones; en estos casos ya encontramos una paciente con malestar general, náuseas y/o vomitos, dolor en la espalda localizado en la región lumbar, fiebre y escalofríos. Las pacientes con pielonefritis aguda deben ser hospitalizadas para iniciar un esquema de antibióticos por vía endovenosa, mantener la hidratación adecuada y vigilar los parámetros de laboratorio.
Entre 5-10% de las pacientes con trabajo de parto prematuro tienen como causa una infección extrauterina, y generalmente es una infección urinaria. De igual forma, una infección urinaria también puede ser responsable de una ruptura prematura de membranas,  entidad que se caracteriza por la pérdida de líquido amniótico por genitales  antes de iniciar el trabajo de parto. Ambas situaciones, tanto el trabajo de parto prematuro como la ruptura prematura de membranas son cuadros obstétricos que implican importantes riesgos para la salud materno fetal, que pueden además estar asociados a requerimientos de hospitalización y  unidades de terapia intensiva neonatal, situaciones que suponen altos costos y escasez de disponibilidad de cupos en las unidades neonatales en nuestro sistema de salud. De allí la vital importancia de evitar las infecciones urinarias en el embarazo.
 Por otro lado, así como podemos observar mayor frecuencia de infecciones urinarias en aquellas pacientes con antecedente de litiasis renal, también sucede que las pacientes con infecciones urinarias a repetición son propensas a su vez a desarrollar litiasis o cálculos urinarios. Una paciente embarazada con cálculos renales supone un riesgo mayor para el tratamiento que muchas veces debe ser quirúrgico.
Foto Referencial

¿Cómo pueden prevenirse las infecciones urinarias?

La prevención mediante la realización de un urocultivo en cada trimestre es una estrategia adecuada para el diagnóstico oportuno de esta entidad.
Es importante recordar la ingesta adecuada de líquidos, entre 5-8 vasos de agua o líquido al día,  y el evitar posponer la micción durante largas horas.

Una práctica recomendada es habituarse a orinar después de las relaciones sexuales.

En algunas ocasiones, cuando se presentan infecciones urinarias a repetición, pueden indicarse antibióticos profilácticos, es decir a manera de prevención, con una dosis inferior a la dosis terapéutica y por un periodo prolongado.

Recuerda que ante cualquier síntoma urinario debes notificar a tu médico a la brevedad y de esta forma estamos evitando que la infección urinaria puede generar alguna complicación.

Lea también:Conoce las causas de infertilidad

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad