El calentamiento es muy necesario previo al entrenamiento ya que permite aumentar la capacidad de elongación muscular, lo cual optimiza nuestra aptitud funcional y con ello se minimiza el riesgo de sufrir lesiones en los tendones, músculos y articulaciones.

Así que, si deseas llevar sangre a los músculos, es suficiente con tomarte de 5 a 10 minutos para caminar enérgicamente o realizar movimientos parecidos a los que harás durante tu práctica deportiva. Lo importante es aumentar el ritmo cardíaco, respiratorio y mermar la viscosidad de las articulaciones.

Lea también: Fortaleciendo los abdominales

BICEPS EN PALANCA O «CURL»

1.- Colócate de pie, tomando con cada mano una mancuerna cuyo peso sea manejable para ti, dejando las palmas de las manos hacia el frente.

2.- Flexiona simultáneamente los antebrazos hasta que la palma de tus manos quede a la altura de tus hombros, procurando que tus codos se mantengan hacia el frente, a cada lado del torso. Luego extiende nuevamente los antebrazos hasta llegar a la posición inicial. Según Glen González, fisioterapeuta y asesor de A tu Salud, “este ejercicio sirve trabaja la fuerza y desarrolla el volumen de la musculatura de los bíceps”. Realiza de 3 a 4 series de 12 a 20 repeticiones cada una.

PALANCA CON ANTEBRAZOS INVERTIDOS

1.- Colócate de pie, tomando con cada mano una mancuerna cuyo peso sea manejable para ti, dejando las palmas de las manos hacia el cuerpo.

2.- Flexiona simultáneamente los antebrazos hasta que tus manos queden a la altura de los hombros, procurando además que tus codos se mantengan hacia el frente, a cada lado del torso. Luego extiende nuevamente los antebrazos hasta llegar a la posición inicial. “Este movimiento trabaja la fuerza y desarrollar el volumen de la musculatura de los antebrazos, bíceps y hombros”. Realiza de 3 a 4 series de 12 a 20 repeticiones cada una.

Lea también: EJERCICIOS FUNCIONALES PARA RESISTENCIA

María Laura Garcia
Comenta y se parte de nuestra comunidad