dietas más peligrosas
Foto Referencial

Diciembre es el mes más esperado por muchos durante todo el año, no sólo por sus festividades sino también por sus comidas, pero es importante evitar caer en los excesos de los platillos que nos dejarán sin duda alguna, algunos kilos de más que nos costará bajar.

A continuación te presentamos una serie de prácticas recomendaciones para que inicies una dieta saludable, después de la temporada decembrina, sin hacer grandes esfuerzos ni que coloque en riesgo tu salud:

Tu mejor báscula será tu ropa

“La mejor báscula es la ropa”. Evita pesarte constantemente, esto saboteará tu atención en las medidas que pierdas. Tu mejor referencia será la ropa, aquella que te quede mejor, como los pantalones que antes no te entraba y ahora sí.

Ten en cuenta que el valor del peso varía mucho dependiendo del momento  que te peses, como la cantidad de agua que hayas bebido, el alimento que hayas consumido, la regularidad de tu tránsito intestinal, el ciclo hormonal en el que te encuentres e incluso el nivel de estrés que presentes.

mi peso es el adecuado
Foto Referencial

Lea también: Cremas saludables para después de la comelona de año nuevo

Organiza tus comidas

Planifica tus comidas o de lo contrario es muy probable que acabes comiendo o picando cualquier cosa (sobre todo alimentos procesados) que perjudique la calidad de tu dieta balanceada, dificultando que bajes de peso.

Así que si todavía tienes en casa alimentos no saludables, deshazte de ellos, ten en cuenta que si no lo haces aumentará la posibilidad de fracaso en las calorías extras que debes evitar.

Despreocúpate porque no se trata de comer lo mismo y de manera insípida. Son los diferentes alimentos los que marcarán la variedad en tu alimentación diaria.

Guíate por el método del plato

A la hora de planificar tus comidas y cenas es aconsejable que tengas presente el método del plato el cual te ayudará a asegurar que sean equilibradas, número de porciones y  cantidades.

Prioriza  siempre la mitad de tu plato con vegetales tanto crudos como cocidos. Un cuarto del plato deberá ser en base huevo, carne, pescado, mariscos, proteína vegetal o legumbre y el otro cuarto del plato corresponderá a carbohidratos como la pasta, arroz, patata o pan. El postre puede ser una porción de fruta o yogurt griego.

yogurt natural
Foto referencial

Identifica las comidas saboteadoras

Debes aprender a comer por decisión propia, con conocimiento si sabotearás o no tu alimentación y no por inercia, tampoco porque la situación te lleve a ello, ni porque el entorno lo propicie.

Deja de lado las excusas sobre que postergarás para luego una alimentación balanceada, sobre todo después de las calorías extras de diciembre.

Ejercicio físico y comida sana

Evita realizar ejercicio como método compensatorio de una mala alimentación. La actividad física no te ayudará a perder peso si igualmente comes más calorías de las que gastas.

La práctica deportiva de manera regular te ayudará a perder grasa corporal, evitará la adaptación del cuerpo al sedentarismo y sobre todo mejorará tu forma física, mental y condiciones de vida.

Recuerda que el ejercicio genera endorfinas y aporta bienestar. Busca un deporte o disciplina que te guste, que disfrutes y que no suponga un esfuerzo extra en tu rutina diaria. La intención es que te ejercites y mantengas una rutina deportiva que sea sostenible en el tiempo.

Foto Referencial

Toma más agua que otras bebidas

Mantén un buen estado de hidratación que además de saciar tu sed, te servirá para controlar el impulso del hambre al contribuir a sentirse satisfecho durante el día y sin dudas, te ayudará a bajar la grasa. Es muy importante que bebas al menos de 1,5 a 2 litros de líquidos al día.

Metas alcanzables

Fíjate objetivos realistas y fáciles de conseguir. Busca un método que te permita bajar de peso y luego mantenerlo sin comprometer tu estado de salud. Empieza por cambiar tus hábitos alimenticios de una manera más saludable.

De esta manera te ayudará a sentirte más motivada/o, a llevarlo mejor y a no agobiarte tanto por cuantos kilos deberás perder por semana, sin obsesionarte.

Foto Referencial

No desistas de tu objetivo

Si te has salido un poco de la dieta, no es motivo para que tires la toalla. Piensa que es un cambio de hábitos lo que estás haciendo, la perfección no existe y deberás exigirte en pequeñas mejoras para ver grandes resultados.

Cuida la salud mental

Finalmente, cuida tu salud emocional, haz actividades que te resulten placenteras y que te ayuden a evadirte de los problemas y a liberar estrés. Si tu vida está llena de positivismo, no necesitarás estar llenando tu estómago a todas horas ni liberar tu estrés con la comida.

Foto Referencial

Lea también: Ceviche con toque de parchita (+ video)

Con información de www.alimmenta.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad