Foto Referencial

Creo que eres libre cuando te muestras como eres y tienes la valentía de ser tú. A veces la sociedad tiene un peso tan grande en nosotros que en ese deseo de ser aceptados o de conseguir el amor que anhelamos, construimos para nosotros una especie de cárcel que nos aprieta y limita. Si te has sentido presionado por mostrar sólo una parte de ti, este artículo puede servirte de ayuda.

Lo que nos vende la publicidad, las redes y la gente

Estamos invadidos por un mundo digital y una publicidad que nos dice cómo supone deberíamos vivir, lucir y donde se encuentra la felicidad. Si nuestra autoestima es frágil, tratamos de encajar con esos patrones en busca de sentirnos adecuados y aceptados. Esto pasa desde usar una app para photoshop a sólo mostrar un pedazo de nuestra vida que no es la mayor parte de ella o incluso mentir.

Tengo un par de amigos que en este año han experimentado uno un fuerte problema de salud y otra la ruptura de su relación de toda la vida. Ninguno de ellos compartió nada en las redes. Uno de ellos simplemente se centró en recuperar su salud, la otra comparte sus momentos de salidas, conciertos, donde es feliz.

Me preguntaba por qué habían actuado de esa manera. Reconozco que no soy dueña de la verdad y que tenemos distintas formas de pensar y actuar. En el primer caso, entiendo que mi adorado amigo haya querido centrarse en su sanación. Sin embargo, creo tanto en el poder de la oración y somos tantos quienes le queremos, que con mucho amor hubiésemos hecho nuestro aporte energético por su salud. Por otra parte, en el caso de mi querida amiga, desde mi punto de vista (sólo el mío) creo que quienes influimos en los demás, debemos tener consciencia de ello. Por ello, mostrarnos como somos, como nos sentimos, no sólo nos hace reales, sino que da un mensaje a nuestro entorno: está bien ser tú, eres libre, humana(o), con buenos momentos y también con desafíos.

Foto Referencial

Lea también: Aprovecha las energías del 2020

Sostener una mentira te mata y también a cualquier relación

Recientemente atendí a una pareja que decidió separarse. La relación había cambiado desde el nacimiento de su hijo, hace 7 años. La esposa decía que su pareja siempre fue alegre, sociable y que ahora estaba malhumorado, no conversaba y no quería participar de ninguna reunión con amigos. Ella sostenía que él no era la persona de la cual se había enamorado.

En una conversación el hombre finalmente le confesó algo que le atormentaba. Cuando ella tuvo al bebé y enfrentó una depresión, él tuvo un encuentro con una persona y como resultado nació una niña. Esta mentira fue una daga para él y para la relación. Este hombre tenía mucho temor de confesarle a su esposa lo sucedido. No quería perder la relación y por ello mantuvo ese secreto todos estos años. Pero el resultado fue que sintió tanta culpa que cambió completamente. Se ensimismó de tal manera que lo que tenían en la relación de todas maneras se perdió.

Por otra parte, la esposa intuía que algo había pasado y a pesar de que le preguntó una y otra vez, nunca hubo una respuesta que concordara con su sentir. Había mucha confusión en la relación y todo producto de esa gran mentira.

Foto Referencial

Tal vez si este chico oportunamente hubiese tenido el valor de decir esa fuerte verdad, la relación hubiese podido re-hacerse y sanar las heridas. Pero esa mentira sostenida durante todo este tiempo fue matando lentamente la relación y ahora no hay confianza ni amor para recuperarla.

Es una historia muy lamentable y que se repite más veces de las que quisiéramos.

Serás libre cuando decidas ser tú mismo

Es una sensación muy sabrosa sentir que puedes mostrarte como realmente eres. Ser libre de decir lo que piensas, actuar como dicta tu corazón y elegir el destino que te da plenitud.

Esta frase que escribí hace años aún inquieta a muchas personas: la felicidad es para valientes, atrévete a ir por ella. Creo que cada uno de nosotros tenemos un camino único y personal para vivir nuestra vida. Pero si no tienes la valentía de buscar y tomar ese camino y por el contrario buscas encajar, nunca experimentarás lo que es ser verdaderamente feliz.

Tips para ser libre

1.- Habla con honestidad: Di si cuando de veras quieras decir si o no cuando no salga de tu corazón hacer lo que te piden.

2.- Acéptate: Date cuenta que eres un ser único, con opiniones, estilos, trabajo y experiencias particulares. Reconoce que tienes el derecho de ser tú aunque esto no concuerde con lo que a la mayoría de la gente le parezca.

Foto Referencial

3.- Ámate: Trabaja con compromiso en tu autoestima, de tal manera que aún cuando recibas críticas no te necesites defenderte. Cuando valoras lo especial que eres, si alguien no puede ver eso en ti, simplemente dices: que lamentable, se lo pierde.

4.- Sé más genuino en las redes: Si estás pasando por un desafío, en lugar de mostrar fotos donde todo es felicidad, comparte como te sientes. Podrías recibir un feedback que te ayude o la solidaridad de muchas personas. Eso también es hermoso.

El camino a ser libre del peso de la sociedad puede ser largo, sin embargo la sensación al convertirte tu propia autoridad vale el tiempo y dedicación que se invierte. Así que vamos, ¡elige ser libre!

Lea también: Mientras hay vida, hay esperanza

Carla Acebey-
Comenta y se parte de nuestra comunidad