Foto Referencial

Realizar abdominales hipopresivos cada vez se vuelve más popular ya que estos refuerzan la zona de la faja abdominal y a su vez, ayudan a reducir medidas y tener un vientre plano.

Los seguidores de esta práctica aseguran que se puede lograr una reducción de hasta el 9% del perímetro de la cintura. Este entrenamiento consiste básicamente en una técnica de aspiración diafragmática que ayuda a potenciar la musculatura de la faja abdominal.

Se puede realizar de varias maneras, pero lo más recomendable es realizar los abdominales hipopresivos bajo la orientación de un profesional y así poder corregir cualquier detalle. Este ejercicio se puede clasificar en tres categorías: estáticos, dinámicos y dance.

Foto Referencial

Lea también: Consejos para definir tu six-pack

Abdominales Hipopresivos estáticos

En esta categoría no hay desplazamiento, por lo que es más fácil controlar la técnica. Son los más adecuados para empezar.

Hipopresivos dinámicos

Estos se pueden practicar cuando ya se tiene dominada la técnica anterior. Se tiende a realizar en grupo, muchos gimnasios tienen clases de hipopresivos, hacerlo en conjunto es lo recomendable para corregir posturas y movimientos.

Foto Referencial

Abdominales hipopresivos dance

Esta categoría ya es para los más expertos. Existen más de 10 torsiones diferentes en distintas posiciones. Las hay para hacer de pie, sentada, a gatas o estirada.

Postura para comenzar

En todo ejercicio hipopresivo se deben mantienen los pies paralelos, se estira la columna y el cuello colocando la barbilla hacia dentro. El peso del cuerpo incide sobre la punta de los pies.

Hunde los abdominales en apnea

Seguidamente, con los codos flexionados, las puntas de los dedos permanecen tocando ambos lados del cuerpo. Saca todo el aire y, tras relajar el abdomen, abre las costillas, con lo que el abdomen se hunde hacia dentro.

En esta posición mantén los pulmones vacíos entre 6 y 8 segundos.

Foto Referencial

Inspira y eleva ligeramente las manos

Transcurrido ese tiempo inspira llevando las manos a la altura de los hombros, con las palmas mirando hacia delante, y vuelve a expulsar el aire.

Permanece con los pulmones vacíos de 6 a 8 segundos, manteniendo la espalda recta y elongada, empujando con los codos hacia fuera y separando bien las escápulas.

Eleva los brazos y abre las costillas

Tras respirar lo que sea preciso, eleva los brazos inhalando, con los dedos juntos y estirados y manteniendo el peso del cuerpo sobre la punta de los pies. Mientras permaneces sin aire es importante empujar con fuerza con las manos sin elevar los hombros y conservando la apertura de las costillas.

Foto Referencial

Otra técnica: boca arriba

Estirado boca arriba, flexiona un poco las piernas con los talones de los pies apoyados y las puntas viendo al cielo. Coloca las manos a la altura de las caderas. Los dedos se miran entre sí mientras la base de las muñecas y las palmas de las manos empujan hacia los pies.

Separa las escápulas, de forma que los brazos pierdan contacto con el suelo. Exhala el aire por completo mientras abres las costillas simulando una inspiración, pero sin dejar que entre el aire.

Los hipopresivos dinámicos

Colócate de pie y da un paso hacia delante hasta formar un ángulo de casi 90 grados, tanto con la pierna que permanece adelantada como con la que queda atrás.

Sin apoyar la rodilla en el suelo, saca todo el aire, realizando la apnea y abriendo las costillas. Mantén la apnea y estira las piernas inclinando el tronco hacia delante y colocando los brazos por encima de la cabeza.

Foto Referencial

Da un paso y repite el ejercicio cambiando la posición de las piernas. Este hipopresivo dinámico mejora la estructura corporal.

Lea también: Rutinas de ejercicios para arrancar el año en forma

Lea también: www.mujerhoy.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad