ayuno intermitente
Foto Referencial

Con el afán de bajar de peso muchas veces recurrimos a dietas estrictas que encontramos en internet o la dieta que hizo alguna amiga. Lo cierto es que por lo general, estos regímenes carecen de control médico por lo que la salud se puede ver severamente afectada. El ayuno intermitente es una nueva tendencia para hallar el peso ideal, sin embargo, la misma está lejos de ser saludable, esto de acuerdo a expertos en nutrición y la Organización Mundial de la Salud.

Seguramente has escuchado e incluso realizado algún ayuno, sobre todo a la hora de realizar algún examen médico, en el que se recomienda no comer entre 8 y 12 horas, por lo que es típico realizarlo en horas de la noche. Pero últimamente, se ha escuchado mucho sobre el ayuno intermitente, que consiste en ayudar durante 16 horas, incluyendo la noche, concentrando la ingesta alimenticia en 8 horas.

Foto Referencial

Lea también: La importancia del desayuno

¿Cuántas calorías consumir?

Con el ayuno alimenticio no existen normas sobre cuántas calorías consumir durante el período de esas 8 horas, no obstante, quienes la realizan pueden consumir entre 300 y 700 calorías diaria, siempre y cuando el objetivo es la pérdida de peso. Este ayuno recomiendan realizarlo diariamente, por un periodo no mayor a un mes.

Al comer glucosa se emplea como energía y las grasas se almacenan en tejido adiposo como triglicéridos. Entre comidas, estos, se escinden en ácidos grasos y glicerol. El glicerol es moneda energética mientras que los ácidos grasos se transforman en cuerpos cetónicos, siendo también empleados como fuel. Estos además son potentes reguladores de procesos fundamentales en el organismo y sus efectos justifican los beneficios del ayuno intermitente.

Foto Referencial

Algunos indican, que si el ayuno se acompaña de restricción calórica moderada, y a corto plazo, de forma supervisada y manteniendo un equilibrio en la ingesta, puede resultar eficaz para disminuir peso, disminuir resistencia a la insulina (base de la diabetes tipo 2 y síndrome metabólico), mejorar el control lipídico y las cifras de presión arterial y disminuir los niveles de moléculas inflamatorias en el organismo. Sin embargo, son varios muchos los expertos que consideran que dejar de comer nunca será solución para adelgazar de manera saludable.

En cuanto al ejercicio, adeptos indican que la actividad física puede potenciar sus beneficios. Los datos de sus efectos han sido obtenidos a partir de personas jóvenes o de mediana edad, con patologías metabólicas controladas. Datos preclínicos sugieren que podría ser beneficioso en el cáncer y como prevención de deterioro cognitivo, sobre lo cual hay estudios en marcha. No tenemos datos a largo plazo sobre los efectos de mantener este patrón.

¿Quiénes no deben realizar el ayuno intermitente?

El ayuno intermitente debe evitarse en personas con trastornos metabólicos descompensados, gestación, lactancia, niños, ancianos, trastornos de la conducta alimentaria y en general personas con patologías graves. En estos casos no está demostrado el beneficio del ayuno intermitente, es decir, puede ser perjudicial.

Entre los efectos secundarios se encuentran la cefalea, mareo, dificultad para concentrarse, descompensación de patologías crónicas y alteración de absorción de fármacos. El déficit calórico no controlado puede inducir el déficit de nutrientes concretos produciendo estados carenciales. Por tanto, el ayuno modificado, con restricción calórica, acompañado de un plan de actividad física, supervisado por profesionales con conocimientos y experiencia puede ser útil para la pérdida de grasa y mejorar el control metabólico a corto plazo. Hacer ayuno fuera de estos márgenes, sin supervisión y sin planificar ejercicio físico además de darte algún dolor de cabeza, puede complicarte algo más que la talla del pantalón.

Foto Referencial

¿Qué dicen los expertos?

Para finalizar, la nutricionista Carolina Paula Caligiuri, asegura que el ayuno intermitente va en contraposición de lo que, con vehemencia, recomendamos los nutricionistas durante años para cumplir con las leyes de la alimentación: desayunar a primera hora y luego continuar con las restantes comidas (almuerzo, merienda y cena)». Por lo que aboga en acudir con algún especialista para determinar cuál debería ser el régimen alimenticio adecuado para llegar al peso ideal y conversar la salud.

Lea también: 6 errores que cometemos en el desayuno y desconocemos

Con Información de: Lavozdegalicia

Comenta y se parte de nuestra comunidad