Foto Referencial

El colágeno es una proteína cuya función es mantener unidas las diferentes estructuras del organismo. Es la molécula proteica más abundante y se calcula que una de cada cuatro proteínas de nuestro cuerpo es colágeno (aproximadamente el 7% de la masa corporal de un ser humano). El colágeno se encarga de unir los tejidos conectivos (músculos, tendones, ligamentos, piel, huesos, cartílagos, tejido hematológico y adiposo y órganos). De esta manera, actúa como un elemento de sostén que permite mantener unido el conjunto del cuerpo. Su función consiste en la formación de las fibras a partir de las que se crean las estructuras del organismo; por lo tanto, es el responsable del grado de firmeza y elasticidad de estas estructuras y tiene un papel esencial en su hidratación.

La fibra de colágeno tiene la capacidad de mezclarse con muchos tipos de sustancias y minerales: en el caso de los huesos, la combinación del colágeno con cristales de calcio permite la formación de una estructura dura y rígida; en la piel, se mezcla con la elastina y la estructura resultante tiene forma de red; en el caso de los cartílagos, se combina también con elastina y con otro tipo de sustancias y forma un gel que absorbe los impactos producidos por los movimientos de las articulaciones. Esto ocurre con todas las estructuras y tejidos del cuerpo.

Foto Referencial

Lea también: ¿Por qué comemos?

Beneficios del colágeno

Beneficios que puede brindarle el consumo habitual de colágeno a nuestra piel.

El colágeno es una mezcla esencial de proteínas, antioxidantes y vitaminas; es la encargada de mantener firmes y bien unidas partes de nuestro organismo tan importantes como la piel o los músculos. Esto se debe a su increíble poder conectivo.

El paso inexorable del tiempo, las condiciones ambientales que nos rodean, las diferentes exposiciones que sufrimos, así como nuestros hábitos de consumo, afectan e inciden en la producción o disminución de este elemento.

A medida que perdemos esta sustancia comienzan a aparecer manchas en la dermis, flacidez, arrugas etc. Sin embargo, existen formas con las que contribuir a la producción de esta importante proteína, alargando sobremanera su vida útil y, con ello, tu juventud y belleza.⠀⠀

Foto Referencial
  • Nos protege del frío, el sol o la contaminación ambiental. Del mismo modo, le aporta humedad y se ocupa de los nutrientes que alimentan a nuestra dermis.
  • Reduce las temidas líneas de expresión y mejora la elasticidad y firmeza de la piel.
  • Ayuda a reducir la aparición de granitos o a disminuir cicatrices. Aunque esta afección se asocia a la adolescencia y a los cambios hormonales, en la edad adulta también puede aparecer.
  • Acelera el proceso de cicatrización.
  • Ataca a la celulitis y flacidez.

Sus propiedades mejoran la firmeza y tensión de la dermis y además, combate la piel de naranja. El colágeno es excelente para la piel flácida y ofrece excelentes resultados.

Consumo del colágeno hidrolizado en nuestro sistema osteoarticular

A medida que cumplimos años, nuestro cuerpo disminuye la producción de colágeno, una proteína que forma parte de los tejidos (tendones, articulaciones, piel, etc.) y que les proporciona elasticidad y cohesión. Por eso, a partir de cierta edad tomar colágeno se convierte en una necesidad.

El colágeno es esencial para las personas que practican deporte. El entrenamiento puede desgastar, deteriorar y dañar los ligamentos y las articulaciones. El colágeno es genial pues:

  • Mejora la recuperación de las posibles lesiones.
  • Reduce los dolores articulares y la inflamación de las articulaciones.
  • Mantiene la densidad de nuestros huesos.
  • Mejora la resistencia y fortaleza de nuestras articulaciones, tendones y ligamentos.
  • Es determinante a la hora de transmitir la fuerza de los músculos.
colágeno
Foto Referencial

Sobre los 25 años, empezamos a perder colágeno, aunque de forma muy sutil. La disminución de esta proteína mantiene a partir de entonces una reducción sostenida. A partir de los 30, cada año, la cantidad de colágeno en nuestro cuerpo disminuye un 1 %. Y es a partir de los 50 donde esta disminución es aún mayor. Esta bajada de nivel provoca:

  • Dolores musculares y articulares, sobre todo en la articulación de la rodilla.
  • Incremento de la porosidad del hueso, debido a una descalcificación como consecuencia de la pérdida de las sales cálcicas que están adheridas al colágeno.

Alimentos ricos en colágeno

El colágeno es el ingrediente esencial para la piel joven, sana y bella. Es el cemento que da la estructura a todos los tejidos de la piel, fortalece las células, protege la piel y ayuda a su restauración, protege y construye articulaciones y cabello, hidrata y fortalece las uñas y piel. Además, es un complemento esencial en casos de artritis, reumatismo y osteoporosis, refuerza el sistema inmune y ayuda a evitar estreñimiento y gastritis. Ayuda para evitar desgaste físico y mental, y disminuye y atrasa las líneas de expresión.

  • Verduras de color verde oscuro.
  • Alimentos ricos en vitamina C ya que esta es indispensable para la producción de colágeno.
  • Las frutas rojas y verduras como pimientos rojos, remolacha y tomate, los cuales contiene licopeno que actúan como antioxidantes y aumento de la producción de colágeno.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
Foto Referencial
  • Los ácidos grasos como el Omega que se encuentran principalmente en el pescado como el atún y salmón, ya que crean el ambiente ideal para la producción de colágeno.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀
  • Las nueces y frutos secos como las almendras y el aguacate.
  • Los alimentos ricos en azufre son necesarios para mantener y producir colágeno.
  • Incluir ensaladas frescas o jugos de vegetales diariamente mantendrá la piel y cabello hermoso y joven, y la producción de colágeno en muy buenas proporciones.

Lea también: ¿Se puede ser mamá sin envejecer en el intento?

Dra. Margarita Botero

Especialista en obesidad y medicina antienvejecimiento

Instagram: @drabotero

@energiavitalactiva

Comenta y se parte de nuestra comunidad