Foto Referencial

La vida moderna para muchos está llena de estrés: los estudios académicos, el trabajo, el hogar y los otros tantos compromisos a los que nos sometemos días a día, por lo que el descanso es cada vez más escaso llevándonos al abandono de la salud. Es por que nace una tendencia llamada nesting que invita a quedarse en casa para obtener bienestar.

Nest es un anglicismo que significa “nido” y el mismo ha sido traducido como el disfrute de acciones que se pueden realizar desde casa, pero ¿en qué consiste realmente el concepto?

Foto Referencial

Lea también: Activa en tu cuerpo los químicos de la felicidad

Nesting: Un estilo de los países nórdicos

El nesting es un concepto que nace en los países nórdicos, esto debido a los estilos decorativos que transmiten escenarios acogedores y llenos de felicidad. El nesting podría verse como un estilo de vida que cada vez está llegando a más partes del mundo.

Máxima comodidad

Aunque no es un concepto nuevo, éste suele aparecer en épocas de crisis, por ejemplo: cuando salir a comer o al cine representa un gasto económico. Por lo que algunos jóvenes  (millennials), optan por la comodidad. Es decir, deciden quedarse en casa el fin de semana.

Foto Referencial

Fuera estrés

La base principal del nesting es la búsqueda del bienestar.  Y hogar es uno de los lugares donde más se puede conseguir. La casa es un sitio sagrado, por lo que el orden no debe faltar. El ambiente de ser agradable y en calma.

Una decoración precisa

En cuanto a la decoración, en nesting se basa en colocar cualquier motivo que aporte paz interior para tener más ganas de estar en casa. Los colores neutros, los recuerdos y la positividad son esenciales.

Foto Referencial

Conectar con nuestro propio yo

Una de las metas de este concepto es encontrarse bien con uno mismo. Y se cree que así la persona puede conectar con su propio yo para conocerse mejor y refrescar la mente.

No siempre es favorable

Con el nesting se debe tener mucho cuidado y controlarlo para evitar convertirlo en una patología de aislamiento social. Es decir, se debe tratar de combinar las salidas con el disfrute del hogar, especialmente durante el fin de semana. No tiene nada que ver con quedarse en casa alejado de cualquier tipo de comunicación con los demás.

Lea también: ¿Podemos ser tan felices como los daneses?

Con información de: Okidiario

Comenta y se parte de nuestra comunidad