Foto Referencial

Las dietas veganas y vegetarianas son dietas basadas en vegetales. Se han relacionado con una serie de beneficios para la salud, como un índice de masa corporal más bajo y tasas más bajas de obesidad y diabetes.

La alimentación es un factor clave y de alto impacto directo para tu salud y la de tu bebé en el embarazo. Es necesario garantizar un aporte correcto de nutrientes para que el futuro bebé se desarrolle de forma adecuada durante la gestación.

Centrándose en el embarazo, hay dos estudios  importantes a tener en cuenta. El primer informe pertenece a  los Dres. Dror y Allen en 2008. Analizaron 30 casos de deficiencia severa de vitamina B12 durante el embarazo en mujeres veganas. Entre las 30 mujeres veganas que tenían deficiencia de vitamina B12 durante el embarazo, aproximadamente el 60% de sus descendientes tenían retrasos graves en el desarrollo y el 37% tenía atrofia cerebral. Con la complementación  muchos de los síntomas neurológicos en los lactantes mejoraron de inmediato, pero con el tiempo, el 50% de los lactantes todavía tenían retrasos en el desarrollo.  La importancia clínica radica en resaltar a nuestros pacientes que están comiendo dietas basadas en vegetales, en  mantener niveles adecuados de vitamina B12, así como hierro, zinc y grasas omega-3 de cadena larga durante el embarazo.

El segundo artículo pertenece al  British Journal of Obstetrics and Gynecology en 2015, revisión sistemática que examinó toda la literatura. La conclusión principal de esta revisión es que no hay ensayos clínicos aleatorios de dietas veganas o vegetarianas en el embarazo. Es muy difícil hacer una recomendación clínica clara. En  general, no hubo asociaciones claras con malos resultados.

Foto Referencial

Ese análisis incluyó solo a mujeres sanas. Los autores dijeron que se requieren más investigaciones para determinar si las embarazadas con ciertos problemas de salud pueden continuar de manera segura una dieta basada solo en vegetales.

La Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos, establece que una dieta basada en vegetales es sana y nutricionalmente adecuada para las embarazadas; siempre y cuando haya una planeación apropiada.

Lea también: ¿Por qué aparecen las varices en la región genital?

¿Puedo continuar con mi dieta vegetariana durante el embarazo?

Diversas asociaciones y grupos vegetarianos consideran que estas dietas, llevadas a cabo apropiadamente, son saludables y capaces de aportarte los nutrientes necesarios en esta etapa. Hay muchos tipos de dietas vegetarianas y en función de los grupos de alimentos eliminados de la dieta será necesaria o no alguna precaución especial para garantizar un aporte adecuado. Aquellas mujeres que no comen carne, pero consumen pescado, lácteos, huevos, etc, no necesitan ningún tipo de precaución especial. En los demás casos, según el tipo de restricción, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones:

Las proteínas son necesarias para la formación de las nuevas estructuras en la madre y para el crecimiento del bebé. Los alimentos de origen animal (pescado, huevos, leche) contienen todos los componentes proteicos esenciales para el organismo; sin embargo, los alimentos de origen vegetal suelen presentar deficiencias de al menos un aminoácido esencial.

Si no consumes proteínas de origen animal, es necesario complementar y combinar los alimentos para garantizar que dispones de todos estos aminoácidos esenciales. Puedes optar por combinar legumbres (lentejas, garbanzos, guisantes, soja, judías, etc) con cereales (trigo, avena, arroz, maíz, quinoa, etc), por ejemplo, o por consumir un abanico variado de alimentos proteicos a lo largo del día.

No hace falta que las combinaciones de proteínas vegetales estén juntas en la misma comida, pero sí que las comas a lo largo del día.

Foto Referencial

En caso de que tu alimentación sea lacto-ovo-vegetariana, es decir, no comes ni carne ni pescado, pero sí lácteos y huevos, el aporte proteico esencial y el de ciertas vitaminas están cubierto por la ingesta de leche y huevos.

El hierro es crucial porque las mujeres aumentan el volumen de sangre que bombea su cuerpo durante el embarazo y las deficiencias pueden provocar anemia, la cual incrementa los riesgos de tener a un bebé de bajo peso, así como de un trabajo de parto y alumbramiento prematuros.

Durante el embarazo, las vegetarianas y veganas deben procurar  comer muchos alimentos ricos en hierro, como frijoles, chícharos y cereales fortificados. Puesto que el hierro de los vegetales no es absorbido por el cuerpo tan fácilmente como el hierro de la carne, hay que “cocinarlos, remojarlos” o comerlos mezclados con alimentos ricos en vitamina C para aumentar la absorción, El jugo de ciruela pasa también es rico en hierro. También se aconseja  a cualquier embarazada vegana o vegetariana tomar vitaminas prenatales y enfocarse en alimentos ricos en hierro como las espinacas, las lentejas, y las pasas.

Las vitaminas del complejo B, incluidas la vitamina B12 y el ácido fólico, también son cruciales en el embarazo. La vitamina B12 no está presente en los vegetales, pero sí en el tofu, la leche de soya, algunos cereales y la levadura nutricional, que algunos veganos comen como sustituto del queso.

Los lácteos y huevos contienen B12, pero la cantidad que tomes puede no ser suficiente para garantizar la cantidad recomendada.

En el caso de que la dieta que sigues sea estrictamente vegetal, es muy importante introducir B12 en tu dieta para evitar carencias para ti y para el bebé.

Foto Referencial

Los ácidos grasos Omega-3  se encuentran sobre todo en alimentos de origen animal, especialmente el pescado y las algas. La principal fuente vegetal la encontramos en la semilla de lino.

Algunas recomendaciones para suplememtar suficiente ácido graso Omega-3 son: consumir aceite de oliva, sustituyéndolo en lugar del aceite de girasol o de maíz, semillas de lino, nueces, soja. Las microalgas y su aceite son una buena opción durante el embarazo y la lactancia.

En medicina, no podemos elegir a nuestros pacientes o sus dietas, pero es nuestro trabajo ayudarlos a comprender las consecuencias nutricionales de su plan de alimentación y guiarlos hacia una alimentación completa, ya sea con alimentos adecuados o suplementos.

Fuente: Medscape.com, elpartoesnuestro.es, nytimes.com

Lea también: Razones para comenzar el año con tu citología anual

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad