Foto Referencial

¿Qué haces cuándo has tenido una situación que te causa dolor con alguien? ¿Una pelea, una traición? Cuando piensas…. Esto no te lo voy a perdonar. Nos llenamos de unas emociones, sentimientos negativos que nos incomodan y seguramente pensamientos repetitivos de lo ocurrido…. ¿Te ha sucedido? La clave en estos casos es el perdón…. Si el perdón… Cuando perdonamos nos liberamos de una gran carga emocional que traemos sobre nuestros hombros y que nos impide disfrutar de la vida. No perdonamos para beneficiar al otro, perdonamos para liberarnos a nosotros y poder tener una vida mejor.

Este concepto es fundamental para entender la importancia que en nuestra salud mental tiene el tema del perdón. Aprendemos a perdonar para liberarnos de esa carga de dolor, lo que otra persona me haya hecho, por mucho que me duela,  no puede mantenerse en mi porque a la larga me enferma.

Foto Referencial

Lea también: ¿Observo sin juzgar?

 El resentimiento, la rabia, la necesidad de venganza son emociones que me deprimen, me hacen una persona resentida, triste, malhumorada, incapaz de disfrutar lo que mi entorno me ofrece porque sólo pienso en el daño que me han hecho. Perdonar es más difícil que odiar. Perdonar implica tomar consciencia que vale la pena el esfuerzo por mí y para mí.

Cuando perdono no excuso al otro del daño que me hizo, me libero de lo que ese daño me causó. No justifico su comportamiento pero tampoco puedo llenarme de resentimiento.

Para poder perdonar, sugiero algunos pasos que son liberadores, el primero es tomar consciencia de la importancia del perdón y asumirlo, quiero perdonar para estar bien yo! Por tanto decido que voy a perdonar. Segundo,  escribe lo que deseas perdonar y escribe el daño que eso te hizo! Somos merecedores de respeto, de amor, consideración, eso es auto valorización. Cuando tomamos consciencia de nuestro dolor, enfado, rabia las dejamos ir…es tú trabajo contigo mismo.., realiza el ejercicio con calma, sin interrupciones. Si sientes mucho dolor, detente, respira y luego continuas escribiendo. Si lloras al hacerlo, deja salir libremente esas lágrimas, no las reprimas. En tercer lugar, acepta e identifica lo que sientes. Confronta lo que no  vas a permitir vuelva a suceder.

 ¿Cuánto dura este proceso? No lo sabremos hasta que no lo inicies, es tan personal que no le podemos dar un tiempo, el tiempo que necesites….hasta que hayas escrito todo lo que duele…. Cuando le hayas escrito todo lo que sientes a esa persona que infringió dolor. Repite este paso las veces que sea necesario hasta que poco a poco sientas que ya no hay rabia, que el dolor está mitigado.  Ahora empieza también a escribir las cosas buenas que te están sucediendo…. Valora todos los aspectos positivos que tienes….

foto Referencial

Puedes decidir que hablarás con esa persona o sólo escribir puede ser suficiente para liberarte, esa decisión es tuya. Lo importante es perdonarla para que tú estés en paz, porque mereces estarlo. Visualízate diciéndole lo que sientes, no importa lo que piense esa persona o lo que quiera decir, importas tú.

Espero que dejes ir esas emociones que envenenan el alma y el corazón y permitas que la serenidad recobre en ti el espacio que mereces.

Todo lo que hagas y piensas se revela en ti, en tú bienestar y en las personas que amas que te acompañan por lo tanto siempre todo lo que hagas tendrá una consecuencia en tú vida, Perdona para que puedas ser feliz.

Lea también: Mi autoestima y las 5 Libertades de Virginia Satir

Stefania Aguzzi

@stefania.aguzzi

Comenta y se parte de nuestra comunidad