Foto Refencial

El dolor producido por una torcedura de tobillo puede aliviarse con remedios caseros, aunque lo más recomendable es acudir con un traumatólogo y fisioterapeuta, especialistas que de acuerdo a su experiencia pedirán ir a terapia para minimizar la dolencia.

Sin embargo, te dejemos dos prácticas recetas que puedes hacer desde la comodidad de tu hogar para tratar un esguince de tobillo.

Lea también: Fractura de Maisonneuve produce inestabilidad duradera del tobillo

Primera receta:

Deberás usar cúrcuma, planta herbácea, buena por sus propiedades analgésicas y antiflamatorias, además que se le reconoce ser un antiespasmódico que contribuye a relajar los músculos.

Ingredientes:

-2 cucharadas de cúrcuma en polvo o 30 gramos de esta planta

-1 cucharada de jugo de limón o 15 mililitros de esta fruta

-agua tibia

PREPARACIÓN:

Se debe colocar la cúrcuma con el jugo de limón hasta formar una pasta homogénea y consistente, una vez lista se debe vender la mezcla en el tobillo y dejar por 10 horas, es recomendable hacerlo por 1 semana y cambiar el vendaje.

Segunda receta:

Deberás usar cebolla, planta herbácea reconocida por las propiedades que tiene para eliminar las toxinas y por su poder  desinflamatorio.

Ingredientes:

-Rodajas de cebolla

-una cucharadita de sal o 15 gramos

-una tela de algodón

PREPARACIÓN:

Se debe añadir la sal con las rodajas de cebolla, luego colocar en tela fina y envolver tobillo por lo menos 3 horas.

¿Qué es un esguince de tobillo?

La mayoría de las personas se han torcido un tobillo en algún momento de su vida. Pero si su tobillo se hincha y le duele después de que se lo torció, es muy probable que tenga un esguince. Esto significa que se han estirado y posiblemente desgarrado los ligamentos en el tobillo.

Causas de los esguinces de tobillo

La mayoría de los tipos de esguinces de tobillo suceden cuando se hace un cambio rápido de movimiento con el pie apoyado, por ejemplo, cuando el jugador es placado («tackled») en fútbol americano.

Es entonces cuando el tobillo gira hacia afuera y el pie hacia adentro, esto hace que los ligamentos en la parte exterior del tobillo se estiren y se desgarren.

Aunque con menos frecuencia, el tobillo gira hacia adentro y el pie gira hacia afuera. Esto daña los ligamentos en la parte interna del tobillo.

Foto Referencial

Tipos de esguince de tobillo

Un esguince de tobillo puede ser entre leve y grave, según lo dañado que esté el ligamento y cuántos ligamentos estén lesionados. Clasificándose de la siguiente manera:

Grado I: es un estiramiento o desgarro ligero del ligamento con dolor, hinchazón y rigidez leves. El tobillo está estable, y generalmente se puede caminar con mínimo dolor.

Grado II: es un desgarro más grande pero incompleto con dolor, hinchazón y moretón moderados. Aunque el tobillo a veces se siente estable, las zonas dañas están sensibles al tacto y caminar es doloroso.

Grado III: es un desgarro completo del ligamento o ligamentos afectados con hinchazón y moretón significativos. El tobillo está inestable y puede sentirse tambaleante. Generalmente, no es posible caminar porque el tobillo cede y hay dolor intenso, aunque el dolor inicial podría disminuir rápidamente.

Lea también: 10 reglas para mantenerse libre de lesiones al correr

Con información de www.cigna.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad