Foto Referencial

El mundo no es el que es, es el que percibimos. ¿Eres consciente de eso?

A modo de contexto…

Hoy estuve celebrando mi cumpleaños junto a un grupo de amigos y amigas. Fue un rato súper buena vibra, como se dice hoy día. Por supuesto, todos colaboramos con algo para comer y beber, hasta un juego de mesa hubo. Como ya se imaginarán la conversación varió de tema en tema y pendiente de escribir para ustedes, me dije: pon atención a lo que sucede aquí y tal vez salga el tema del próximo artículo.

Uno de los temas tuvo que ver con lo que estaba servido para comer: sus sabores, sus efectos en la salud y hasta sus orígenes con lo que algunos comimos cosas que otros no. Normal, ¿verdad? Es así, entre gustos y sabores…

Así pasamos de tema a tema y observaba que cada uno tiene experiencias personales y ajenas que se traducen en un cuerpo de conceptos y creencias con los cuales decidimos qué hacer, como el comer o no algo.

inteligente
Foto Referencial

No pudo faltar el tema de la migración. Decía uno: tú debes estar loco, irse a México es una locura porque mi hermano que esta allá me ha dicho que… Otra dijo: pues será a tu hermano porque la mitad de mi familia y mis amistades están allá y todos están súper bien haciendo equis cosas. Más allá otra persona decía: el lugar perfecto es España porque y mostraba sus evidencias, al tiempo que otro con otro cuerpo de evidencias e información refutaba.

Mientras yo observaba con atención lo que decían y por supuesto atendía lo que yo pensaba con la información y experiencia que tengo. Con algunas estuve de acuerdo y con otras no, para concluir que cada uno es dueño de lo que sabe y con eso hace lo que hace.

Y pensé: el artículo de hoy se llamará La Información que soy.

Lea también: ¡Mi Mundo!, ¡Tu Mundo! ¿¿¿Nuestro Mundo???

Un asunto de conciencia

¿Te has dado cuenta de que tus actos están siendo generados por la información que manejas, e incluso por la información que eliges entre toda la que tienes y cómo la comparas con la que tienen otros incluyendo a Google?

Pues sí, desde ese punto de vista volvemos al punto central de todos mis artículos, eres el responsable de tus acciones. De hecho, un principio del comportamiento humano de acuerdo con la Programación Neurolingüística dice más o menos que, todo lo que se hace cuando se hace es la mejor respuesta de la cual se dispone en ese momento, luego puedes si quieres arrepentirte o validarte en aquello. Pero no podrás cambiarlo.

Pensar adelgaza
Foto Referencial

De ahí la importancia de detenerse a pensar el tiempo que se pueda antes de actuar, incluso ante cosas cotidianas como el qué comer. Créeme que los obesos y los diabéticos quisieran echar el tiempo atrás para pensar y comer de manera diferente.

Argumentos vs. Evidencias

Entre tantos temas que conversamos notaba que todos queríamos convencer al resto de lo que decíamos incluso argumentando que es una muestra de amor entre amigos: “te lo digo porque quiero te vaya bien y no te pase lo mismo que a fulano”. Argumento sobre argumento. Como seguro sabes el argumento es el arma de la convicción.

Habrá quien incluya nueva información a su banco y cambie de algún modo o totalmente las creencias que tiene, o habrá quien por el contrario confirme que las propias son las correctas.

Como digo siempre una evidencia es lo que es, y cada uno la usa para respaldar sus argumentos/conceptos/creencias.

Pero debes saber que una misma evidencia puede ser usada para apoyar argumentos opuestos entre sí, por eso son argumentos, son opiniones que obviamente son personales.

Foto Referencial

Tengo mucha información y no sé qué decidir

No decidir es también una decisión y está bien, les pasa a los humanos.

Por eso es tan importante tener claras cosas como tu razón de ser y tus metas. Estas se convierten en filtros para la acción y para las evidencias que respaldan tus argumentos y decisiones. Usa tu intuición y escucha tu corazón, a veces ese miedo que no tiene explicación ni fundamento es una advertencia real ante un peligro inminente y lo sabrás cuando lo vivas.

Un adicto suele decirse que esta será la última vez aun con evidencias acerca de los riesgos de su vida y doy este ejemplo porque es obvio que su nivel de toma de conciencia esta alterado y posiblemente fuera de control. Ese seguro no es tu caso, entonces escucha con atención y concentración a otros, lee tanto como puedas, pon a prueba la información que posees para confirmar o cambiar porque al final, eres la información que tienes y en la que crees.

Lea también: Cosas del abandono y el descuido

Hernán Hernández

Doctor en Educación. Jefe de la cátedra de Psicología. Coach Neurolinguistico. Conferencista Internacional. Motivador. Radio & TV Host.

Instagram / Twitter:  @hernanjhernandez

Comenta y se parte de nuestra comunidad