Foto Referencial

«Personas con insomnio son mal diagnosticadas con depresión, y terminan recibiendo fármacos que se creen funcionan para dormir, pero realmente no lo son, como el empleo de benzodiazepinas con principios activos como el bromazepam, alprazolam y clonazepam, medicamentos para los desórdenes de la ansiedad», así lo asegura el médico neurólogo, Claudio Cárdenas.

Agrega que los medicamentos psicotrópicos con efectos sedantes, hipnóticos y ansiolíticos no están dentro de las guías para tratar el insomnio

Tres tipos de insomnio

«La mayoría de la población con fallas en el sueño se debe al insomnio primario, es decir, el causado por rasgos de personalidad que lo construye, por falta de higiene en  sueño inadecuado, cuando no hay horario regular comida, sueño, por trabajos freelance a destiempo», detalla el doctor Cárdenas.

Precisa el neurólogo que del insomnio primario menos del 10% de los casos son atribuidos a alguna enfermedad mental, generando que los pacientes reciban tratamientos que modifican la estructura del sueño, haciéndolo muy superficial y poco reparador.

Para explicar con detalles los tipos de insomnios, dice el neurólogo Cárdenas que existen tres grupos, primario, secundario y mixto.

Foto Referencial

Lea también: Insomnio favorece la hostilidad y afecta órganos

Personas construyen el insomnio

El insomnio primario es el que construye la persona sin querer, siendo el más frecuente. El secundario tiene que ver con la apnea del sueño, son aquellas personas que se ahogan dormidas, tienen movimientos periódicos de piernas inquietas.

«A la mujer postmenopausica le da mucho insomnio y en pacientes que han pasado por muchos fármacos, éstos no les sirven y al hacerse hacer exámenes descubren que tienen apnea del sueño. Mientras que el síndrome piernas inquietas se debe a falta de hierro», puntualiza el doctor Cárdenas.

Mientras que el insomnio mixto o comórbido, indica el neurólogo es la combinación de los dos primeros explicados. Por lo que el especialista, pide identificar y tratar todos los mecanismos, pues en su criterio la mayoría de los pacientes tiene más de un tipo de insomnio, y se enfocan en uno, mejorando una temporada pero persiste la falla del sueño.

Insomnio no siempre es por enfermedad mental

Cuestiona el médico neurólogo la falsa creencia que el insomnio se deba por trastornos psiquiátricos y afirma que «sí existe por enfermedad mental, pero no es más del 20% de los casos. Si el tratamiento es por trastorno bipolar o depresión se tratará el insomnio«. 

Foto Referencial

En cuanto al uso prolongado de medicamentos recetados para dormir, genera según el doctor Cárdenas, en el 90% de los pacientes que al año sigan insomnes, dice que esto sucede porque usan los fármacos como bastón para apoyarse. 

Lo que se usa para el insomnio

Para el doctor Cárdenas, lo que sí funciona para tratar el insomnio es la terapia cognitiva conductual, la cual busca la modificación del pensamiento del individuo para disminuir la vigilancia excesiva y sobrepreocupación del sueño.

Además de modular los rasgos de perfeccionismo, dogmatismo, que tiene mucho que ver con el insomnio que llaman los psiquiatras «distorsiones cognitivas de su realidad», dice el neurólogo.

Evidenciándose este tipo de situaciones cuando los pacientes con insomnio dicen «no puedo dormir porque la luz del decodificar satelital está prendida», desestima el doctor Cárdenas, quién agrega «eso no es verdad, tu vigilancia lo ha hecho creer de esa manera».

Insomnio es reincidente

Asegura que con sesiones semanales o quincenales la persona junto con un terapeuta cognitivo conductual, comenzará a entender cuáles son los orígenes del porqué no puede apagar su cerebro, además de aprender que le dará insomnio en algún momento de su vida más adelante por su personalidad predisponente a las fallas del sueño.

Por lo que recomienda a las personas con insomnio evitar «quedarse tirado en la cama porque no duerme, eso genera distorsión, y debe ser tratado como un reaprendizaje. Cuando toma por mucho tiempo fármacos y dosis altas, se recetan fármacos especiales, uno que sí es para tratar el insomnio y que deshabitúe el anterior. Para ir poco a poco, cada dos semanas disminuyendo la dosis», detalla el doctor Cárdenas.

En este proceso, dice el neurólogo el paciente se desespera rápido, y genera el síndrome de abstinencia por querer dejar las benzodiazepinas «de golpe», cuando esto no funciona. 

Foto Referencial

Independencia de fármacos es progresiva 

«El paciente tiene que volver a tomar más dosis, porque el desorden es más intenso, pretendiendo resolver un problema de cinco años en una consulta de 30 minutos», cuestiona el especialista. 

Por lo tanto, asegura el doctor Cárdenas que no atender el insomnio de manera adecuada generará trastornos metabólicos, mala alimentación, problemas endocrinológicos, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, depresión y alteraciones en los estados de ánimo.

En este sentido, alerta el neurólogo que el insomnio no atendido tiene un pequeño vínculo a largo plazo con los trastornos de la memoria. 

«El sueño sí se recupera» 

Y desmiente la tesis que señala que el sueño no se recupera, «eso es falso, pero si se crononifica, ocurrirán cambios a nivel del cerebro y sistemas hasta llegar al punto de no retorno», acota el doctor Cárdenas. 

El médico neurólogo, Claudio Cárdenas coloca a la disposición su cuenta @neurocardenas y @clinica_sonares ambas en Instagram y Twitter, para quienes deseen ampliar detalles de este y otros temas de interés.

Lea también: ¿Padeces de insomnio? Sigue estos consejos para conciliar el sueño

Comenta y se parte de nuestra comunidad