Foto Referencial

Un importante número de la población mundial considera a las personas Asperger como extrañas, maleducadas, asociales, insensibles, gritones, asexuales, entre otros calificativos, lo cierto es que existe desinformación sobre esta condición o síndrome. Es por eso, que desde 2007, se celebra cada 18 de febrero el Día Internacional del Síndrome de Asperger, un día dedicado a seguir cultivando conciencia pública sobre este delicado trastorno.

La primera vez que se habló de este trastorno fue en 1944, cuando el psiquiatra austriaco, Hans Asperger lo descubrió, sin embargo, a la fecha el síndrome sigue siendo un gran desconocido en la población. Por tal motivo, hablaremos sobre algunos mitos que rodean a este síndrome.

Foto Referencial

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

“Es un trastorno del desarrollo que conlleva una alteración neurobiológicamente determinada en el procesamiento de la información», así lo manifiesta la Confederación Asperger España.  El Asperger es un trastorno severo, que afecta la forma en que se relacionan las personas, incluyendo mantener una conversación, interpretar y usar el lenguaje, y la inflexibilidad a nivel cognitivo, además de conflictos para entender las emociones.

Básicamente, es «una discapacidad para entender el mundo de lo social», lo que ocasiona comportamientos sociales inadecuados que pueden causar consecuencias en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Existen distintos grados de Asperger, por lo que en cada individuo se manifiesta de diferentes formas, no obstante, todos tienen en común la dificultad para la interacción social, es decir: no siguen las pautas habituales al participar en una conversación, presentan intereses restringidos a temas particulares, no toleran bien los cambios en sus rutinas, lo que les produce ansiedad y frustración; tienen dificultades para entender algunos conceptos abstractos; suelen interpretar el lenguaje al pie de la letra, sin comprender los dobles sentidos, los juegos de palabras, las ironías o las metáforas habituales del lenguaje. También tienen dificultades para interpretar los sentimientos y emociones propias y ajenas.

Foto Referencial

Lea también: Signos de Asperger son confundidos con pérdida auditiva

El Asperger y el autismo no son lo mismo

El síndrome de Asperger es un trastorno generalizado del desarrollo cuya trayectoria es diferente a la del autismo. Se incluye entre los TEA (Trastornos del Espectro Autista), pero las competencias intelectuales y lingüísticas que presenta lo mantienen alejado del autismo clásico.

No es una enfermedad

El síndrome de Asperger en definitiva no es una enfermedad, debido a que no se trasmite ni el afectado presenta dolencias, tampoco existe cura, por lo que se estaría hablando de un trastorno del desarrollo.

El Asperger es una condición con la que la persona vive toda su vida con ella, sin embargo, sí existen herramientas y estrategias para manejar la condición.

Es un trastorno que se manifiesta durante los primeros años de la niñez, sin embargo, no es asociado a un trastorno infantil, ya que en muchos casos el diagnóstico aparece durante la adultez.

Las personas con Asperger les gusta relacionarse

Estas personas aunque puedan tener dificultad para relacionarse no rechazan hacerlo. A los Asperger les gusta conocer a otras personas al punto que si no logran conectar con otros individuos pueden llegar a desesperarse.

Pueden mantener contacto visual, aunque es de manera limitante. Con el paso de los años y la práctica, muchas personas con síndrome de Asperger pueden conseguir una gran estabilidad en esta capacidad.

inteligente
Foto Referencial

La ausencia de contacto visual es lo que provoca una imagen de ensimismamiento o indiferencia a los demás que alimenta esta falsa imagen, y las personas con Asperger son tachadas de egoístas, caprichosas, maleducadas… lo que produce una barrera para sus relaciones. Creen que son personas distantes y altivas por no mirarles a los ojos o por no relacionarse como el resto.

Los Asperger no son asexuales

Las personas con Síndrome de Asperger tienen las mismas necesidades y deseos que el resto de personas, en todos los niveles de la socialización y la afectividad, así que la sexualidad no es una excepción.

Los  expertos afirman que es muy necesaria la educación sexual para este grupo. La falta de información sobre el aspecto afectivo-sexual e identidad de género en las personas con Asperger hace que se disponga de poca información sobre las necesidades concretas que tienen al respecto.

No son más inteligentes que los demás

Las personas con Asperger poseen una inteligencia normal. La mayoría tiene un cociente intelectual promedio, unos rangos normales de inteligencia.

La apariencia de una inteligencia superior se debe a su particular estilo cognitivo. Es cierto que suelen retener con gran facilidad los pequeños detalles. Cuando les interesa una o varias temáticas son capaces de centrarse únicamente en ellas. Es sintomática la fijación en un tema u objeto del que pueden llegar a ser auténticos expertos y la capacidad de almacenar grandes cantidades de información sobre los temas de su interés particular, pero eso no les convierte en superdotados.

No todos tienen problemas para expresarse

Estas personas por lo general tienen una forma distinta de expresarte. Su lenguaje suele ser corrector, pero en ocasiones su tono de voz se puede ver alterado. También ocurre en algunos casos que hablan de forma extraña, con un léxico especializado, que les hace parecer pedantes.

La forma de expresarse es otra de las diferencias con respecto a una persona con autismo, ya que en este segundo caso, puede haber ausencia del lenguaje.

Foto Referencial

Asimismo, suelen ser literales. Les cuesta entender las ironías, los dobles sentidos y algunos chistes. Sin embargo, pueden aprender a interpretarlas e incluso a ponerlas en práctica, aunque tendrán que ejercitarse, a menudo mediante la imitación de respuestas.

Los Aspergen tienden a sentir culpabilidad, por lo que no es usual que mientan, si lo hacen, tienen a sentirse mal consigo mismos.

Las personas con síndrome de Asperger no son agresivas

Quienes tienen síndrome de Asperger pueden mostrar un comportamiento más disfuncional si se sienten incomprendidos, pero «no son más agresivos que el resto de las personas», asegura José Antonio Peral, director técnico de la Confederación Asperger España.

Por el contrario, son blanco fácil de bullying escolar y laboral. Por ignorancia y desconocimiento del trastorno, los Asperger sufren de un alto grado de violencia.

Acoso Escolar
Foto Referencial

«Casi un 90% de nuestro colectivo Asperger sufre violencia. Por tanto, existe una relación entre este síndrome y la violencia», subraya Peral.

Famosos con Asperger

Greta Thunberg

La activista sueca que ha convertido la lucha contra el cambio climático en el centro de su joven vida, ha tenido que defenderse de las críticas con las que atacaban su figura sirviéndose de su trastorno.

Foto Referencial

Steven Spielberg

Especialistas en Asperger especulan que el director podría padecerlo, debido a declaraciones que ha dado, en las que habla de sus problemas para relacionarse con sus amigos durante la infancia y el grado de atención al detalle en sus proyectos.

Tim Burton

El director tiene una serie de manías y obsesiones, además de tener problemas para comportarse en público y relacionarse con los demás. Su ex pareja, Helena Bonham Carter ha dado fe de ello.

Keanu Reeves

El actor presenta características propias de los Asperger, mismas que han quedado grabadas por las cámaras y los periodistas que lo han entrevistado.

Existen más famosos con esta condición, lo que demuestra y han confirmado, que el Aspergen no es un limitante, y que se puede vivir y triunfar con este síndrome.

Lea también: Asperger, luchando por el respeto a su identidad

Con Información de: RTVE

Comenta y se parte de nuestra comunidad