Foto Referencial

Las mujeres son las más afectadas por los  hallux abductus valgus o juanetes, como se le conoce popularmente, y esto se debe principalmente al tipo de calzado puntiagudo que condiciona la forma triangular en el costado del dedo gordo del pie.

Así lo afirma la médico cirujano, especialista en cirugía ortopédica y traumatología, Flor Gómez, quién además señala que los juanetes también tienen su origen en el factor predisponente familiar.

Foto Referencial

Lea también: ¿Cómo prevenir la infección por VPH?

Juanetes pueden ser hereditarios 

«Si existen padres con antecedentes, las mujeres serán las más afectadas debido mayormente al uso de calzados incómodos. Sumado al peso corporal, mujeres nos predispone la hiperlaxitud ligamentaria, aunado a la resistencia a deformidades óseas», detalla la doctora Gómez. 

La especialista en ortopedia y traumatología, explica que los juanetes son la desviación «hacia el medial del primero dedo del pie, generando una prominencia ósea o deformidad progresiva en el tiempo».

Medidas ortopédicas

Asegura que dependiendo de la actividad física y el calzado los síntomas variarán después de 30 o 40 años.

 Es por ello que la doctora Gómez, destaca que se deben tomar medidas preventivas con ortopedia en caso que la persona sea de pie plano.

«Las mamás siempre colocan botas ortopédicas, las cuales están en desuso. Recomendamos el uso de zapatos tipo flat, que sea flexibles, livianos, amplios y planos», indica la doctora Gómez.

Aunque, dice que para las mujeres es inevitable por estatura, comodidad o estética, usar zapatos altos, los cuales no condicionan juanetes ante la inexistencia de estudios que así lo certifiquen.

Foto Referencial

Tratamiento para juanetes

Inicialmente dice la médico cirujano especialista en ortopedia, se realiza un diagnóstico clínico, para iniciar estudios radiológicos que evaluarán la medición de ángulos, que determinen si los juanetes son leve, moderado o severo, para finalmente intervenir quirúrgicamente. 

Agrega que el manejo de los juanetes es conservador, debido que las personas pueden ver mejoría usando calzado con espaciadores interdigitales, que llevarán el primer dedo, el gordo a su sitio, siendo de silicón blandos o con plantillas.

Protuberancias requieren cirugía

Señala la doctora Gómez que si la molestia de los juanetes es  progresiva, se procederá a una intervención quirúrgica, la cual consiste en dos fases: un corte a nivel de hueso, menos invasivo metartarsiano del cuello y cabeza del pies, para colocar un alambre de steinman.

Mientras que el otro procedimiento, detalla la especialista en cirugía ortopédica, «trata el tendinoso, se realiza una tenotomía a las partes blandas, con un corte al aductor del hallux que por el hecho de estar desviado el dedo, el tendón se hace corto y hay que hacerle ese corte para que no vuelva a hacer la deformidad». 

También destaca la capsulotomia, «porque al tener la deformidad con la fricción del calzado presentan una hiperqueratosis (callos), se les debe retirar la parte del hueso o hacer una buniectomia», indica la doctora Gómez.

Foto Referencial

Recuperación postquirúrgica

Al menos 72 horas con pie en alto y terapia de hielo,  luego pasará a una bota, y dependiendo de la lesión normalmente se pide el uso de la férula tipo walker.

La doctora Gómez señala que las pacientes tienen el dilema si operar primero un pie y luego el otro. 

«Por la limitación de recuperación se recomienda un solo pie. Aunque se han operado los dos juanetes en mismo día depende de la actitud del paciente».

La médico cirujano, especialista en cirugía ortopédica y traumatología, Flor Gómez, coloca a la disposición su cuenta @trauma_space para ampliar este y otros temas de interés.

Lea también: Insomnio mal diagnosticado es tratado con psicotrópicos

Comenta y se parte de nuestra comunidad