Foto Referencial

Si el flujo genital es persistente y luego de practicada una citología que arroja inflamación severa o moderada, lo indicado será acudir a  control postratamiento con colposcopia, para descartar infecciones profundas por transmisión sexual como VPH que a simple vista no se ven.

Así lo asegura la médico ginecólogo, Carmen Mantenilli, quien insiste a las mujeres no quedarse en la citología, sino «ir más allá», con exámenes multiplex descartar afecciones por clamidia o micoplasma.

«Si el resultado da negativo, se va a tipificación de VPH que muchas veces se encuentra de alto riesgo, por un análisis a fondo que genera inflamación persistente», dice la doctora Mantenilli. 

Foto Referencial

Lea también: Falta de sexo no genera menopausia precoz

Flujo vaginal no debe oler mal 

La también ginecobstetra señala que de por si las mujeres son húmedas, con un flujo vaginal habitual en aquella que ven menstruación a la primera mitad del ciclo, siendo este líquido transparente y en la segunda mitad de apariencia blanquecida. 

«El flujo vaginal no pica ni huele mal. En la mujer que no ve ciclos, sobre todo, en la menopausia a veces no hay flujo. Pero si es todo lo contrario con la zona vulvar irritada, se debe estar pendiente de la ropa y aseo», indica la doctora Mantenilli.

Visita al ginecólogo después de la menstruación

La especialista en ginecología, destaca la importancia de recordar cuando se acude a consulta médica la última fecha de la menstruación, debido que cuando se hace la citología en el ciclo premenstrual arrojará una inflamación leve. Por lo que recomienda acudir al ginecólogo en el ciclo postmenstrual, es decir, a la semana siguiente de haberse ido la regla.  

Debido que el médico patólogo reportará inflamación leve inespecífica, que es habitual por los cambios premenstruales. Mientras que la inflamación severa puede  evitar al especialista la  posibilidad encontrar otro tipo de células. 

«La mujeres no puede quedarse tranquila cuando su citología arroje una inflamación severa. Me angustia pacientes que tienen infección a repetición, que no van a controles citológicos y colposcopicos, que es el estudio del cuello uterino, vagina y vulva a través de un equipo que lo va a amplificar», destaca la doctora Mantenilli.

Foto Referencial

Citología no es suficiente 

Hace énfasis, la especialista en ginecología, sobre la sustancia que a va a vislumbrar lo que a simple vista parece sano, es a través de la colposcopia, que determinará las sustancias que aparezcan con patrones diferentes en el tejido que ayudan a predecir que posiblemente pase algo. 

Entre las causas del flujo vaginal frecuente, resaltan, según la doctora Mantenilli, la lesión por VPH, altamente dañina porque se considera multifocales afectando el tractogenital.

Detalla que el VPH es la respuesta local en mujeres y hombres, peligrosamente contagioso, puesto que es la capacidad de generar anticuerpos al proceso inflamatorio.

Colposcopia detecta gérmenes ocultos 

 «A veces las lesiones endocervicales producidas en el exterior del cuello, no se ve si la afectación es profunda, posiblemente sea difícil detectar, por lo que se aconseja practicar una biopsia dirigida por colposcopia se encuentra carcinoma oculto. Muchas veces sucede que afuera (vulva) no se ve nada, solo una inflamación continua, por lo que procedemos a la tipificación, seguidamente se  reporta el VPH, si es alto positivo o si se encuentra un cáncer invasor oculto», resulta la doctora

Finalmente la doctora Mantenilli, alerta que no es normal un flujo persistente, por lo que debe detectarse gérmenes y recetar un tratamiento adecuado, evitar la automedicación, debido que los medicamentos para tratar hongos son resistentes al tratamiento.

La médico ginecólogo, Carmen Mantenilli, coloca a la disposición su cuenta @dramantenilli en Instagram y Twitter para ampliar detalles de este y otros temas de interés.

Lea también: Tacones puntiagudos sacan juanetes

Comenta y se parte de nuestra comunidad