Foto Referencial

Los gases acumulados en el intestino provocan dolor y distensión abdominal. Esta molesta situación puede revertirse empleando algunos remedios de origen natural, como la menta y manzanilla.

La manzanilla es útil para quienes sufren de gases y es efectiva en caso de diarrea, indigestión, náuseas y cólicos en niños.

Bebe dos tazas al día

Podemos tomar infusión de manzanilla y para notar su eficacia, es necesario dejarla reposar 10 minutos y tomar de dos a tres tazas al día.

Igualmente es recomendable usar el aceite esencial de la manzanilla, diluido con algún aceite vegetal, bien sea de almendras, coco u oliva, para realizar un masaje en el abdomen.

También te recomendamos consumir menta, no solo disminuye la formación de gases en el intestino, sino que favorece la digestión de los alimentos y evita el estreñimiento.

Lea también:

¿Qué es la manzanilla?

La manzanilla es una planta herbácea que puede alcanzar los 60 centímetros de altura. Se distribuía originalmente en la zona de los Balcanes, el norte de África y Asia occidental, pero actualmente se cultiva en muchos países del mundo como España y Argentina.

Se trata de una de las hierbas medicinales más antiguas de las que hay conocimiento, y se cree que el interés por ella surgió debido a su intenso aroma. Eso llevó al descubrimiento de las diferentes propiedades que la hicieron tan famosa.

La manzanilla es actualmente una de las plantas más consumidas en forma de infusión. Hay gente que habla de “té de manzanilla”, pero es una expresión un tanto incorrecta. Si queremos referirnos la preparación con agua caliente de esta o cualquier otra planta que no sea té (té negro, té verde, etc.), es necesario hablar de infusión.

Foto Referencial

Beneficios terapéuticos de la manzanilla

La camomila es conocida como una planta medicinal con innumerables beneficios y propiedades terapéuticas para la salud, calma y reduce la ansiedad.

Es así como una infusión de manzanilla puede ayudarnos a calmar nuestros ánimos en situaciones en las que estamos un poco alterados. El momento en el que más se usa es cuando vamos a dormir, pues nos ayuda a conciliar el sueño.

Disminuye el estrés

La manzanilla calma el aparato digestivo pero también el sistema nervioso, que a menudo tiene sobre estimulado a las personas y no saben cómo hacer para relajarlo.

Por lo tanto, la infusión de manzanilla puede ser una aliada en situaciones de mucho estrés, ya que permite calmarnos para afrontar mejor las situaciones con las que tenemos que lidiar, gracias también a sus efectos sedantes.

Ayuda a controlar la diabetes

La manzanilla también se puede usar para ayudar a controlar algunas enfermedades metabólicas, como es el caso de la diabetes.

El consumo diario de esta hierba en forma de infusión puede ayudar a controlar el índice glucémico, es decir, la cantidad de azúcar en sangre.

Foto Referencial

Sana heridas e impurezas de la piel

La manzanilla está conformada por compuestos fenólicos y taninos. Estos ayudan a retardar el envejecimiento celular y promueve la producción de colágeno, el cual es muy importante para la cicatrización de la piel.

Alivia los dolores menstruales

Sus buenos efectos calmantes a nivel digestivo, unido a su efecto antiinflamatorio y analgésico, hace que esta planta también ayude a controlar los dolores producidos por la aparición de la menstruación.

Con información de www.psicologiaymente.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad