alergia o resfriado
Foto Referencial

Los hongos, las bacterias, los parásitos o los virus son microorganismos patógenos que se desarrollan por medio de enfermedades infecciosas. Estos patógenos se pueden transmitir de forma directa o indirecta de persona a persona. Tanto la neumonía como la tuberculosis pertenecen al círculo de enfermedades infecciosas,  por lo que en este texto hablaremos un poco de ellas.

Estas patologías se caracterizan por compartir las mismas etapas: incubación, desarrollo y convalecencia. Es decir, estas etapas engloban desde el contagio hasta la recuperación de la infección.  

Estas enfermedades, que a continuación mencionaremos son las infecciones más frecuentes en el mundo. Es por ello la importancia de saber prevenirlas y una de las mejores maneras es través de la correcta higiene y evitar compartir objetos personales.

Neumonía

La neumonía es  una enfermedad bacteriana principalmente causada por el Streptococcus pneumoniae. Al inicio, esta enfermedad a afecta al parénquima pulmonar. Sin embargo, cuando la patología avanza hacia sus estadios más graves, puede diseminarse desde el pulmón a la sangre.

neumonía
Foto referencial

Para el tratamiento de esta enfermedad infecciosa el médico suele indicar el uso de fármacos  de tipo antibiótico. La pauta de administración se adaptará en función de las características del paciente, así como las de la enfermedad. No todas las neumonías se desarrollan de la misma manera.

Tuberculosis

Esta es otra de las enfermedades infecciosas más frecuentes en todo el mundo. Es una de las diez causas principales de muerte en el mundo. Durante el 2018 afectó a a 10 millones de personas, de las cuales 1,5 millones fallecieron, esto según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Mycobacterium tuberculosis, es el causante de esta bacteria, la cual se ha vuelto resistente a los tratamientos convencionales, por lo que en varias oportunidades se ha convertido en una amenaza de la seguridad sanitaria. A pesar de estos datos tan negativos, es cierto que cada año se consigue reducir un 2 %, aproximadamente, la incidencia de esta enfermedad.

Foto Referencial

La tuberculosis se transmite por el aire, y la persona infectada puede desarrollar síntomas o puede no hacerlo. De todas las personas infectadas, solamente un 10 % es sintomática. Entre los signos más comunes están:

  • Malestar general.
  • Estado febril.
  • Tos y expectoración.
  • Excesivo sudor.

Hepatitis A

La hepatitis A, es otra de las enfermedades infecciosas que no podemos dejar de mencionar. A diferencia de la tuberculosis y neumonía, la hepatitis A no es causada por una bacteria,  sino por un virus o microorganismo recibe el nombre de virus de la hepatitis A o VAH.

Es un enfermedad que se transmite a través del agua o de los alimentos que están en malas condiciones y se encuentran contaminados por heces de una persona que está infectada por el virus. La infección está  asociada al saneamiento deficiente, la mala higiene personal y el sexo bucoanal. Por esta razón, la prevalencia aumenta en aquellos países en los que las medidas de higiene son deficitarias.

Foto Referencial

El trastorno afecta, tal como su nombre lo indica, al hígado. Los síntomas son:

  • Ictericia: color amarillento de piel y mucosas
  • Coluria: coloración oscura de la orina
  • Dolor abdominal

El VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), es una de las enfermedades infecciosas que más preocupa y mayor problema genera en la salud pública mundial. Ha acabado con la vida de más de 32 millones de personas. A finales del año 2018 se supo que aproximadamente hay más de 38 millones de personas en todo el mundo diagnosticadas.

VIH
Foto Referencial

Sin embargo, gracias a los avances en el tratamiento, así como el uso de eficaces medidas de prevención, se ha conseguido frenar la enfermedad. De este modo, los pacientes infectados pueden vivir con la enfermedad sin que se afecte su día a día ni su calidad de vida.

La prevención de las enfermedades infecciosas

Son  muchas más las enfermedades infecciosas en el mundo. Existen otras como la malaria, el dengue, la meningitis y actualmente el coronavirus que son capaces de acabar con la vida de las personas que la padecen.

Foto Referencial

Es por eso, la importancia de tomar conciencia y hacer prevención de cualquier enfermedad. Recordemos que es más sencillo prevenir que curar.

Lea también: Insensibilidad congénita de dolor

Con información de: Mejorconsalud

Comenta y se parte de nuestra comunidad