Foto Referencial

¿Alguna vez pensaste que tus emociones derivan solo de dos sentimientos? Muchas veces no entendemos como esto es posible, si sentimos con mucha intensidad diferentes emociones, sin embargo, solo derivan de dos; el amor y el dolor. ¿Lo sabías? ¿Pondrías en práctica el ejercicio de diferenciar tu emoción y sanarla? Sabes que emoción tienes y trabajar en base a ella no trabajo fácil, pero si posible.

Cuando evalúas tu sentimiento, y entiendes la emoción, sabes que solo existen dos emociones el amor y el miedo, las demás derivan de estas dos principales, al igual que nuestros pensamientos. A simple vista no parece cierto estoy seguro que muchos me cuestionaran esta teoría, pero cuando pensamos con miedo y lo sentimos, derivan la rabia, el dolor, el odio y nos dejamos llevar de echo ni analizamos nuestras acciones sencillamente actuamos por inercia. En cambio, cuando hacemos lo mismo, pero con amor, derivan la tranquilidad, la alegría, la estabilidad y somos más analíticos porque cuando nos empiezan a pasar cosas buenas las cuestionamos automáticamente pero cuando nos pasa lo contrario sencillamente decimos “sabía que esto pasaría” “siempre es lo mismo”.

Esto pasa por no saber distinguir las dos principales que son las más importantes, no digo que sea fácil, pero distinguir lo que sentimos y lo que pensamos puede cambiar nuestra realidad del día solo con estar más atentos.

Nos convertimos en lo que pensamos

Foto referencial

Mírate en el espejo cinco minutos cuando te levantes y piensa en que te quieres convertir.

Culpamos a todo nuestro alrededor cuando ocurre algo que no nos gusta, pero estoy segura que eso que te ocurrió lo pensaste inconscientemente y lo creíste, porque el 95% de la población dice y piensa en lo que no quiere, en lo que no le gusta y en lo que no quiere para su vida; pero solo el 5% de la población dice lo que si quiere, lo que si le gusta y en lo que si quiere para su vida.

¿Por qué? Porque nos dejamos llevar por las circunstancias y no por nuestra intuición, creemos que somos capaces de lograr un mejor cargo en el trabajo o de entrar en la universidad porque una persona no los dijo, pero no porque nosotros mismo los pensamos necesitamos ese empujoncito de los demás para que nuestro ego se sienta bien, pero es solo miedo del ego de no poder lograrlo, cuando el mayor poder lo tienes tu y no la persona la que te lo dijo.

¡Cree en ti!  parece difícil, pero es más fácil creer en ti que hacer alguna otra cosa, no te limites nuestra mayor fuente de vibración es la mente y muchos no lo saben, pero TU que estas leyendo esto por alguna causalidad lo sabes, puedes lograr todo y cada una de las cosas que te propongas.

Lea también: ¿Podemos ser tan felices como los daneses?

Vive un día a la vez

Con mucha frecuencia pensamos en el futuro, y dejamos que esos pensamientos se conviertan en emociones, dichas emociones se convierten en sentimientos.

¿Por qué no vivimos el día a día? Imagínate si quisiéramos solucionar un problema y no podemos por tantos sentimientos encontrado en uno que no podemos asumir el otro.

Así ocurre cuando no puedes separar las situaciones y los sentimientos. ¿Qué tal si como reto personal, esta semana cada vez que tengas una emoción distinta, la evalúas? Así sabrás que llevo a que tomaras esa actitud debido a esa emoción y sentimentalmente te sintieras así.

Vivir un día a la vez te ayuda a mantener la calma, no lo olvides.

Lea también: Activa en tu cuerpo los químicos de la felicidad

Comenta y se parte de nuestra comunidad