Ninguna familia es perfecta eso lo sabemos, el amor y la tolerancia puede con las adversidades, sin embargo, es bueno poner límites. Las familias disfuncionales o tóxicas, son creadas a través de modelos de comportamiento que no respetan la individualidad de todos sus miembros.

En las familias tóxicas es común que los hijos sean el punto de agresiones psicológicas o físicas que perjudican el desarrollo y el crecimiento saludable de un clima afectivo y estable. De cualquier manera, las familias tóxicas tienen actitudes y/o características destructivas.

Imagen referencial

Lea también: Emociones y obesidad: ¿Existe alguna relación?

Características de una familia tóxica

Algunas de estas características son las siguientes:

  • No respetan la individualidad.
  • Sobreprotegen al individuo.
  • Mala comunicación.
  • No existe limites ni flexibilidad.

Estas cuatro características son las bases en las que se mantiene el entrelace de las familias tóxicas o, mejor dicho, de las familias disfuncionales. Lo importante es darte cuenta de qué tipo de familia tienes y tomar conciencia de ello puede ayudarnos rescatar nuestra individualidad y la de las personas que nos rodean.

Lea también: 4 claves para hablar con tus hijos sobre la situación del país

Con Información de: www.lamenteesmaravillosa.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad