Durante los tiempos de pandemia, tenemos miedo de algún contagio y el contacto físico es tan intimo en las relaciones de pareja que esta se condiciona.

El miedo de contagiarse esta en todas partes. Puedes ser contagiado en los transportes públicos, en la cola del supermercado o en la farmacia y hasta debajo de las sábanas. Un cambio radical en los hábitos sociales. La transmisión del coronavirus plantea nuevas prácticas e interrogantes incluso a la hora de la intimidad de pareja.

Durante la incertidumbre de esta situación nos genera fobias, culpas post coito, preocupación y repulsión al sexo, estos son algunos de los factores que nos condicionan al contacto afectivo y erótico. Nuestro mayor miedo son las enfermedades infecciosas se transmiten por proximidad social e influyen en diferentes escenarios interpersonales.

¿Esta situación ha afectado tu relación de pareja?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó recomendaciones para protegerse del Covid-19 en las situaciones concretas del día a día, pero no dijo nada sobre las relaciones sexuales.

¿Qué podemos hacer?

Tiempos de alerta

Durante los tiempos de prevención, las demostraciones afectivas se ven amenazados.  Por lo que existen desacuerdos a la hora de acercarse, besarse y, ni hablar, de hacer el amor. El contacto íntimo es el que hoy está condicionado por la preocupación, explica Walter Ghedín, médico psiquiatra y sexólogo.

El miedo pasa de boca en boca con mucha rapidez que las pautas de médicos especialistas y del Estado acerca de la expansión del virus.

Existen comportamientos que hacen visibles los temores y el rechazo a toda clase de vínculo cercano y a su vez ponen en evidencia dentro de casuales conquistas. Por otro lado, las relaciones virtuales retienen los encuentros reales por miedo al contacto directo.

Imagen referencial

también: ¿Dudas sobre la sexualidad?

Miedo entre las parejas

El miedo entre las parejas se hace presente cuando su rutina cambia y llevan mucho tiempo juntas; se preocupan que algo cambie entre ellos y su entorno, debido a esto comienzan los reclamos sociales. Y es donde comienzan los conflictos y discusiones. Por otro lado, están quienes se ajustan acerca del cuidado que cada miembro debe tener por la diferencia de edad.

Otro problema que se presenta en las uniones estables en esta situación, es cómo pasar el tiempo en caso de cuarentena. Hay quienes no tienen inconvenientes, sin embargo, hay otras parejas que tiene continuos altercados.

Una relación, un matrimonio o alguna convivencia no es fácil, tiene muchos desafíos, pero comienza cambiando el miedo por la confianza, la preocupación por una prevención, transformar el contacto social en acciones responsables. Ve el panorama de otra manera

Lea también: Bisexualidad: Más mujeres que hombres

Con Información de: clarin.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad