Foto Referencial

Las malas posturas, movimientos bruscos y sobre carga por malos esfuerzos, suelen generar lesiones cervicales como la tortícolis, la cual se trata de una contractura involuntaria de los músculos del cuello que a menudo viene acompañada de un intenso dolor y rigidez que suele tratarse con medicamentos antiinflamatorios y analgésicos.

Mientras acude al médico puede intentar aliviar el dolor por tortícolis con algunos de estos remedios caseros:

Los extractos que libera el orégano tienen relajantes y antiinflamatorios idóneos para disminuir los síntomas de la tortícolis.

Aunque la planta suele utilizarse con fines culinarios también se puede utilizar de forma externa a manera de compresas.

INGREDIENTES:

  • 2 cucharadas de orégano o 40 gramos
  • 1 taza de agua o 250 mililitros

PREPARACIÓN:

Agregar el orégano en olla con agua hirviendo, se tapa la bebida y se deja reposar por 5 o 10 minutos. Cuando la infusión alcance temperatura apta para su uso, cuélela, y moje un paño o toalla, posteriormente colóquela sobre la zona cervical como compresa. Déjela actuar 5 minutos y descanse. Repita su uso hasta aliviar la dolencia.

Foto Referencial

La poda de árnica y aceite de árnica: estimula la circulación y disminuye el dolor muscular debido a eso ambos productos suelen ser utilizados para calmar la tortícolis. Su uso tópico reduce el dolor y la inflamación.

Lea también:¿Cómo hacer suero fisiológico casero?

INGREDIENTES:

  • 1 cucharada de manteca de cacao o 15 gramos
  • 10 gotas esencial de aceite de árnica
  • 1 cucharada de aceite de coco o 15 mililitros

PREPARACIÓN:

Verter los ingredientes en un molde para su preparación para derretirlos en baño de maría, mezclar todos los ingredientes para que se integren. Cuando esté listo dejarlo enfriar para que se solidifique. Una vez listo se debe frotar la mezcla sobre la zona afectada aplicando un suave masaje. Repita su uso todos los días hasta relajar por completo el cuello.

Tipos de tortícolis

Dentro de la clasificación de esta afección, existen cuatro tipos:

  • Tortícolis: Causada por movimientos bruscos del cuello o malas posturas.
  • Idiopática: Si la afección se produce sin causa conocida.
  • Congénita: Se da dentro del útero, si el feto se ha colocado en una mala posición durante su crecimiento o se dan problemas en el riego del cuello del feto
  • Espasmódica psicógena: Se reconoce por crisis espasmódicas del cuello acompañadas de dolores. Su aparición puede deberse al estrés o la fatiga.
Síndrome de fatiga crónica
Foto Referencial

Lea también: ¿Para qué sirve la Bacitracina?

Con información de www.cuidateplus.marca.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad