Foto Referencial

Crisis es definida de múltiples formas, es un cambio negativo, una situación complicada, difícil e inestable durante un proceso. Una crisis puede suponer el fin de una era, de una etapa vital, de un vínculo emocional importante, una cuarentena. Y dado que los seres humanos tendemos a aferrarnos a lo conocido, a lo que conforma nuestra identidad, el golpe puede ser duro. Sin embargo únicamente necesitamos abrir la mente y adoptar una perspectiva diferente, que nos permita sacar de la crisis algo positivo.

“Señor dame serenidad para aceptar las cosas que NO  puedo cambiar. El valor para cambiar las casas que Sl puedo cambiar y la sabiduría para distinguir la diferencia.” Anónimo.

Con esta reflexión voy a empezar mi artículo de esta edición y me permito entonces dar algunas recomendaciones de cómo enfrentar esta crisis emocional que nos trajo el confinamiento social.

Foto Referencial

Lea también: Aprender a perdonar…

Procesa el cambio

  • Acepta lo que está ocurriendo o lo que ha ocurrido. No te resistas, no te estanques en la frustración de que las cosas no están saliendo como planeaste, no fuerces las situaciones. Acepta lo que es y fluye con ello, no siempre tenemos el control y eso está bien. En esta ocasión nos tocó aceptar lo que sucede, algo importante tenemos que aprender entonces.
  • Permítete sentir todo aquello que te genere la crisis. Mira de frente a tu dolor, a tu miedo, a tu tristeza, a tu ira y a tu rabia. La única manera de superar un sentimiento doloroso es atravesándolo, no dando un rodeo o negando la presencia de esa emoción.
  • Controla tus pensamientos. Una cosa es permitirte sentir y otra es alimentar y acrecentar una emoción negativa a base de creencias distorsionadas. Cuida que tu diálogo interior no consista en reproches hacia ti mismo, hacia otra persona o hacia la vida en general. Por el contrario, genera deliberadamente pensamientos positivos, que hablen de que eres fuerte, valioso y capaz y de que el mundo es un lugar agradable y lleno de oportunidades. Que esta circunstancia va  a pasar pronto y saldremos airosos, victoriosos.
Primeros Auxilios Emocionales
Foto Referencial

Crea una nueva oportunidad

  • Extrae un aprendizaje o una enseñanza de la crisis que estás atravesando. Estos periodos son el momento idóneo para realizar una introspección y conocernos mejor a nosotros mismos. Seguro que esta situación te ayuda a clarificar lo que quieres, lo que deseas lograr, así como lo que no estás dispuesto a volver a soportar o la forma en que debes actuar para que esto no vuelva a ocurrir.
  • Empieza de nuevo. Cuando algo se termina, siempre es el inicio de algo mejor. No tengas miedo de dejar en el pasado lo que ya fue y enfocarte en construir lo que deseas ver en tu futuro. No temas volver a empezar: recuerda que ya no comienzas desde cero, lo haces desde la experiencia.
  • Por último, confía en el proceso. Mantén la certeza de que lo que ha ocurrido, ha sido para tu propio bien. No renuncies a tu sueño de entrar en la universidad, de obtener un buen empleo o de disfrutar de una relación sana. Por el contrario, comprende que esta crisis vino a enseñarte a estudiar de otra manera, a entender que el empleo que antes tenías no era el mejor para ti o que mereces un amor más sano y verdadero.
  • Asume las responsabilidades de tu vida. La vida es un 10% de lo que te ocurre y un 90% de cómo reaccionas a ella. Si empiezas a entender cómo tu actitud ante la vida está dentro del 100% de tu control, entonces te darás cuenta de que tú tienes el poder para cambiar tu vida a mejor, solo si quieres hacerlo. Sólo tú puedes, este es el momento.
Crecimiento personal
Foto referencial
  • En lugar de culpar a los demás por dónde te encuentras ahora, solo deberás preguntarte si podrías o querías haberlo hecho de otra manera. Piensa si tu comportamiento podría haber sido diferente, así podrás evitar conflictos internos semejantes en el futuro. Por ejemplo, si en el futuro alguien te irrita mucho, puedes pensar en cosas como: ‘¿Cómo estoy contribuyendo a este problema? ¿Cómo puedo mejorar esta situación para sentirme bien?
  • Mira a tus miedos de frente. Todos tenemos miedo, eso es algo normal. Pero es necesario aprender a enfrentarse a esos miedos, mirarles de frente y que no te paralicen. Si tienes miedo a al fracaso no permitas que el fracaso sea una palabra en tu vocabulario. No permitas que tus miedos tomen el volante de tus acciones. Deja las cosas negativas a un lado, tienes que crecer por encima del miedo y no ahogarte en él.
  • Agradece. Aprende a agradecer todo lo que tienes y lucha por lo que deseas y merece.

¿Y lo que no puedo cambiar? Lo acepto y ya no dolerá su presencia.

Lea también: Mi autoestima y las 5 Libertades de Virginia Satir

Stefania Aguzzi

@stefania.aguzzi

Comenta y se parte de nuestra comunidad