Dormir
Foto Referencial

La asociación negativa con el sueño es un paradigma que se tiene que romper. Largas horas de dormir se han vinculado con flojera y holgazanería, cuando realmente son necesarias para evitar a futuro el deterioro en la calidad de vida.

Así lo asegura el doctor Claudio Cárdenas, médico neurólogo, quien cuestiona que culturalmente el sueño se ha estigmatizado con malos hábitos.

«Mi hijo se quemó las pestañas», es una frase que suelen decir con orgullo los padres para destacar que desde temprana edad, los jóvenes son estudiosos y que «no pierden el tiempo durmiendo«, afirma el doctor Cárdenas.

conciliar el sueño
Foto Referencial

Lea también: VPH: enfermedad para toda la vida

«Dormir es para los débiles»

Insiste que el dormir por largas horas es atribuido a una condición «de los más débiles, así lo afirmaba  Margaret Thatcher, ex Primera ministra del Reino Unido, quien dormía solamente tres horas», dice el médico neurólogo.

Explica que históricamente cuando las personas tienen que sacrificar algún aspecto de sus vidas, lo hacen con el sueño, cuyas consecuencias se verán a largo plazo, mediante enfermedades como la depresión, ansiedad, predisposición a la diabetes, además de patologías endocrinológicas y en el peor de los casos demencia. 

memoria a corto plazo
Foto Referencial

Sin embargo, en defensa del sueño reparador, se declaró desde el año 2008, el Día Mundial del Sueño, como un llamado a la consciencia sobre sus beneficios, entre los que se pidió no convertir el cuarto en una oficina y que los padres eduquen con el ejemplo a sus hijos.

El doctor Claudio Cárdenas, médico neurólogo, coloca a la disposición las cuentas @clinica_sonares @neurocardenas en Instagram para ampliar detalles de este y otros temas de interés. 

Lea también: Procinéticos para un intestino sano

Comenta y se parte de nuestra comunidad