Foto Referencial

Mantenerse en casa y evitar el contacto con otras personas es unas de las maneras de frenar la propagación del COVID, el coronavirus que está causando miles de muertes en todo el mundo. Si viene es cierto, el aislamiento trae grandes beneficios ante esta crisis mundial, la falta de sol podría desatar severas consecuencias en la salud de la población.

No todos contamos con la ventaja de tener un patio, balcón amplio o jardín donde tomar baños de sol diariamente, y con este baño del astro Rey la vitamina D que nuestro cuerpo y salud necesitan.

Foto Referencial

Lea también: Estos alimentos te ayudaran a fortalecer tus defensas y sistema inmune

¿Por qué es tan importante el sol?

Nuestra piel produce vitamina D de manera natural, cuando nos exponemos directamente a los rayos solares. Esta vitamina, ayuda a que nuestro cuerpo absorba el calcio. Además, es importante para las funciones de nuestro sistema nervioso, inmunológico y muscular.

Cuando hay una deficiencia de esta vitamina, los huesos son los principales afectados por la pérdida de densidad ósea. En los niños puede provocar fracturas y desgaste en los dientes, mientras que en adultos suele causar osteoporosis y debilidad muscular. Incluso, investigadores estudian un posible vínculo con otras afecciones médicas como diabetes, presión arterial alta y cáncer.

Foto Referencial

Ante esta complicada situación, es fundamental segur recibiendo la dosis de vitamina D que nuestro organismo necesita, pero, ¿cómo hacerlo?

¿Cómo obtener la vitamina D necesaria?

Es casi mínimo el contacto solar que podemos recibir durante esta cuarentena, por lo que es importante complementar la dosis de Vitamina D en el cuerpo por medio de la alimentación.

El National Institutes of Health explica cuáles son los alimentos ricos en Vitamina D:

  • Pescados grasos —como el salmón, el atún y la sardina— se consideran una muy buena fuente; en menor proporción se encuentra el hígado de res, el queso, las yemas de huevo y los hongos.
Salmón
Foto Referencial
  • También se puede obtener la vitamina D mediante alimentos fortificados, como la leche, cereales, jugo de naranja y otros productos lácteos como el yogurt.
  • Otra opción son los multivitamínicos y suplementos alimenticios. Sin embargo, esta última opción debe ser consultada con un especialista médico para indicar la frecuencia de su ingesta.

Lea también:Procinéticos para un intestino sano

Con información de: Vix.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad