Foto Referencial

En Venezuela, ya llevamos más de dos semanas de cuarentena, y cada vez que hablas con alguien por teléfono, te dice lo mismo: “no sé qué hacer con los niños”, “estoy agotado (a) de pensar”, “necesito salir”, “esta situación realmente me está afectando”, “esto nos va a dar a todos”, “estoy cansada de lavarme las manos”, “lo único que he hecho es limpiar”, “¿Cómo hago si tengo que salir a comprar lo necesario?”

Esto sin mencionarles lo que me comentan del tema económico, pues con eso ni me voy a meter por extrema medida de seguridad mental. Mi mantra, cuando me ataca la incertidumbre de “lo material” y el “no control” es, “todo pasa” y “ya me ocuparé”, lo repito una y otra vez. Para mí, “Dios está en buen control”. Ocúpate solo de lo que puedes atender y deja de lado lo que no. No te desesperes. No entres en pánico. No tengas miedo. Insisto, todo pasará.

Mi trabajo en estos tiempos es evitar los pensamientos anticipatorios, respirar más pensar estrictamente en el presente, todo con la intención de poder bajar mi angustia, mantenerme calmada y accionando todo el día, es una sola palabra: activa. Me paro a las 5:20am y me acuesto a las 11pm diariamente y hago mil cosas como, por ejemplo, escribirte en este momento.  

Como me recomendó el Dr. Luis Madrid, Psiquiatra, especialista en trastornos del ánimo (Bipolaridad, depresión, etc.), es importante que mantengamos nuestro ritmo circadiano. Es decir, mantener los horarios de sueño, de comidas, de ejercicios en casa, etc.

Me dijo: _ “mantente activa”, y como les escribí, NO paro. Me he fijado mil actividades y para ello, hice una lista larguísima de: cosas de trabajo pendientes, cosas que he deseado hacer sobre lo que es mi pasión que es el periodismo de salud, tareas del hogar, cosas que deseo aprender como, por ejemplo, ciertos cursos y también sobre meditación, en fin, demasiado en que entretenerme y, si a eso le sumamos la limpieza de la casa, la cocina, más los compromisos laborales que debo mantener, pues el día no me alcanza.

Foto Referencial

Lea también: Médicos venezolanos… ¡Héroes sin armas!

Por eso, te invito a hacer lo mismo, sentarte a organizar tu cuarentena, plasmando en un papel todo aquello que imagines que puedes hacer y ponte horarios, más fechas de entrega por así decirlo, y verás como tendrás poco espacio mental para preocuparte, solo podrás ocuparte. Mantén una actitud positiva pero realista, por eso actívate y organízate para ello.

De tu tiempo diario, a lo que menos debes darle espacio es a la información, y como es necesaria, cuando la busques, enfócate solo en fuentes verdaderamente acreditadas.

Algo que puedes hacer al comenzar el día, es meditar, y si como yo, no sabes hacerlo bien, pues este es momento de aprender. Si, por momentos, te entra como angustia o una opresión en el pecho, simplemente detente y respira profundamente con los ojos cerrados por 5 minutos.

Foto Referencial

Si eres religiosa (o), pues conéctate a transmisiones en vivo de cualquier grupo de oración, eso contribuirá, honestamente, a mantenerte confiado en que todo tendrá solución, que te lo digo por experiencia.

Puedes dedicarte también a arreglar tu casa para transformarla en el mejor lugar del mundo, gracias al orden y la limpieza, porque además no tendrás otro espacio mejor en estos días.

Otro hábito que cultivo es el de levantarme temprano, me arreglo según lo que tenga en agenda hacer y me activo; es decir, no me estoy abandonando. Me baño, me saco las cejas, me arreglo las manos, me maquillo si voy trabajar aquí mismo en casa, me seco el cabello, en fin, trato de verme y sentirme bien.

Me asomo por la ventana, cada cierto tiempo, para ver la ciudad, disfrutar de El Avila, el sol y recibir directamente la luz del día, que es un milagro maravilloso. Igual en la noche. Si lo tienes sal a tu patio, o tu balcón o tu terraza. Abre las ventanas y respira hondo.

Lee mucho, pero no te contamines con chats en los cuales no hay buena información. Escucha música siempre o coloca contenidos de TV enriquecedores. Evita a toda costa la tragedia.

Para los que pueden y no tiene tantos pendientes como yo, vean series y películas, hoy día el mundo digital ofrece contenidos en exceso. Ah, y la radio es otra buena alternativa y puede ser una excelente opción en estos tiempos.

Anímate a dibujar y pintar. Esta semana una amiga me mandó vía whatsapp las fotos de unas mándalas que estaba pintando con su hija. Otra me mandó videos de una clase de bailoterapia que estaba haciendo gracias a una aplicación, en fin, creo que aburrirse más bien pareciera inútil o descabellado, si te enteras de todas las ideas que están poniendo en práctica muchos.

Cocinar, algo que quizás no era una de las cosas que más hacía, también me ha tocado y hasta me animé a hacer un postre saludable cuya receta me mandó mi nutricionista. No imaginan lo que disfruté haciendo algo distinto y lo feliz que me sentí cuando lo probé: _ ¡Quedó delicioso! Así que anímate a experimentar en la cocina como opción para alejarte ante este ambiente enfermizo, desde todo punto de vista, que ha generado la pandemia.

Foto Referencial

También puedes ser un tiempo de oro para consentir a los tuyos. Quiérelos, procura que se sientan bien. Eso generara un mejor ambiente en casa y propicia las sonrisas, esfuérzate en ser una excelente compañera (o).

Finalmente, no recibas visitas de nadie, aunque te duela. Tu casa es tu refugio y el de los tuyos.

Lea también: 100% efectivo es el aislamiento y el lavado de manos. Coronavirus: Un monstruo que cambia de apariencia todos los días…

María Laura Garcia
Comenta y se parte de nuestra comunidad