Foto Referencial

En este tiempo de cuarentena, nuestra piel, en especial, la facial también sufre las consecuencias que el resto de nuestro cuerpo, por eso, es importante prestarle atención a cada centímetro de nuestra piel y cuerpo para combatir los efectos del confinamiento por el COVID-19.

Si bien es cierto, al estar en casa evitamos la exposición al sol y a los agentes externos como la contaminación ambiental, esto puede resultar beneficioso para la piel facial, así lo indicó Diana técnica de RevitaLash Cosmetics, quien además aseveró que “el hecho de no llevar maquillaje o filtros solares está favoreciendo que la piel esté mejor. Un claro ejemplo son las pestañas que, al no llevar máscaras oclusivas, están recuperándose, puesto que el vello y el folículo piloso están respirando».

Asimismo, también expresó que la calidad del aire de las ciudades ha mejorado por la menor presencia humana y de vehículos en las calles, “la calidad de la piel se está optimizando”.

Foto Referencial

Lea también: ¡Como en el spa! cuida tu piel desde casa

Los cambios emocionales sí afectan nuestra piel

No obstante, también es posible que aparezcan granitos en el rostro, así como una mayor sequedas o sensibilidad, así lo manifestó Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza: «se debe en gran medida a los cambios emocionales que afectan a la piel de una forma u otra, somatizando aspectos como la ansiedad o la tristeza. Un desequilibrio anímico provoca un desorden en la alimentación, la digestión, la tensión muscular y, también, en la piel. Es bastante común que ante situaciones de este tipo aparezcan imperfecciones desencadenando una mayor producción sebácea, irritación cutánea, etc”.

Foto Referencial

Durante la temporada de cuarentena es fundamental, mantenernos hidratados e ingerir alimentos ricos en vitamina D, para de esta manera ayudar a nuestra piel a lucir saludable.

Lea también: Trucos caseros para el cabello rizado

Con información: Telva.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad