Foto Referencial

Un artículo publicado en el Annual Review of Virology  por la School of Medicine de la Universidad de Yale (EE UU), aseveró que controlar la humedad dentro de la casa podría ayudar a frenar los contagios de COVID-19 entre los miembros de la familia.

Según estos primeros resultados, la humedad relativa en el aire de espacios interiores debería situarse entre el 40 y el 60 por ciento, los valores en los que los investigadores han comprobado que el virus que causa Covid-19 experimenta mayores dificultades para transmitirse.

El trabajo pone de manifiesto que la estacionalidad es un factor clave de los virus pandémicos reconocido por la comunidad científica desde hace tiempo. «Epidemias causadas por virus como el SARS-CoV y el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 han surgido durante los meses de invierno«, indican.

Foto Referencial

Lea también:Cuidados para evitar contagiarse del COVID-19

Efecto de la estacionalidad

«Los dos mayores factores que contribuyen a frenar el contagio son los cambios en el ambiente y el comportamiento humano. Los estudios han subrayado ahora el efecto de la temperatura y la humedad en la estabilidad de las infecciones respiratorias, y cómo las condiciones atmosféricas exteriores e interiores están relacionadas con la estacionalidad de estas», explican los investigadores de este trabajo

¿Cómo podemos prevenir las enfermedades respiratorias e infecciosas durante los meses de invierno? Los investigadores exponen que además de con las vacunas y los fármacos antivirales, llevar unos hábitos de vida saludable (comida sana, dormir más de siete horas al día) y una buena higiene (lavado de manos y uso de mascarillas) han demostrado incrementar la inmunidad y prevenir la transmisión, según los expertos.

Asimismo, «debemos considerar el control del ambiente en interiores», para lo cual, se cita en el estudio, el uso de humidificadores ha demostrado desde la década de 1.960  «prometedores resultados».

Foto Referencial

Recientemente, un estudio realizado en Minnesota (EE UU) concluyó que humidificar las aulas en las escuelas infantiles entre enero y marzo para mantener una humedad relativa del 45% daba como resultado una «significativa reducción del número contagios».

«Estas medidas no farmacéuticas puede ser combinadas con las vacunas para alcanzar una mejor prevención de las enfermedades respiratorias»,  concluye el artículo.

Lea también: ¿En cuántos días se cura el COVID-19?

Con información de: 20minutos

Comenta y se parte de nuestra comunidad