La neuropatía periférica es una consecuencia del daño a los nervios fuera del cerebro y la médula espinal, con frecuencia causa debilidad, entumecimiento y dolor, generalmente en las manos y los pies. ¿Sabías de esta enfermedad?

El sistema nervioso periférico envía información desde el cerebro y la médula espinal hacia el resto del cuerpo. Los nervios periféricos también envían información sensorial al sistema nervioso central.

Las personas con neuropatía periférica, por lo general, describen el dolor como punzante. En muchos casos, los síntomas mejoran, especialmente si son causados por una afección tratable. Los medicamentos pueden reducir el dolor de la neuropatía periférica.

Lea también: Beneficios del jengibre: fortalece tu sistema inmunológico

Imagen referencial

Síntomas

Los síntomas de la neuropatía periférica pueden incluir los siguientes:

  • Inicio gradual de entumecimiento, hormigueo o cosquilleo en los pies o las manos, que puede extenderse hacia arriba hasta las piernas y los brazos
  • Dolor agudo, punzante, pulsátil o urente
  • Sensibilidad extrema al tacto
  • Dolor durante las actividades que no deberían causar dolor, como el dolor en los pies al poner peso sobre ellos o cuando están debajo de una manta
  • Falta de coordinación y caídas
  • Debilidad muscular
  • Sensación de estar usando guantes o calcetines cuando no es así
  • Parálisis si los nervios motores están afectados

Causas

La neuropatía periférica no es una sola enfermedad, es el daño a los nervios causado por una serie de afecciones. Las afecciones de salud que pueden causar neuropatía periférica incluyen las siguientes:

  • Enfermedades autoinmunitarias. Estos incluyen el síndrome de Sjogren, el lupus, la artritis reumatoide, el síndrome de Guillain-Barré, la polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica y la vasculitis.
  • Diabetes. Más de la mitad de las personas con diabetes desarrollan algún tipo de neuropatía.
  • Infecciones. Estos incluyen ciertas infecciones virales o bacterianas, que comprenden la enfermedad de Lyme, herpes zóster, virus de Epstein-Barr, hepatitis B y C, lepra, difteria y VIH.
  • Trastornos hereditarios. Los trastornos como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth son tipos hereditarios de neuropatía.
  • Los tumores, cancerosos y no cancerosos, pueden desarrollarse en los nervios o presionar los nervios.
  • Trastornos de la médula ósea. Estos incluyen una proteína anormal en la sangre (gammapatías monoclonales), una forma de cáncer de hueso (mieloma), linfoma y la rara enfermedad amiloidosis.

Lea también: Insensibilidad congénita de dolor

Con información de: Mejorconsalud

Comenta y se parte de nuestra comunidad