Foto Referencial

No me soporto a mi mismo…

Nada se compara con estar en cama, en casa, haciendo poco o nada.

Esta es una de las decenas de frases que expresan deseos que muchos (incluyéndome), repetíamos frecuentemente.

Pero Hernán, así encerrado sin poder salir es muy…

Bien, en esta entrega seré más directivo y frontal de lo que suelo ser.

A modo de pregunta: ¿qué has hecho en estos días de encierro, como los llaman muchas personas? – Seguramente, te has entregado a una actividad que ocupa la mayor parte de las horas del día y, entre las mas comunes son: revisar las publicaciones en redes sociales mayormente relacionadas a noticias y reportes fatales que sin duda son ansiogénicos, es decir, te generan ansiedad, tal vez angustia, miedo y pánico. Y esta respuesta psicológica es normal, ok. Pero eres tu quien crea el escenario para desarrollar estas psicológicas y emocionales que además envenenan tu cuerpo con la liberación de sustancias químicas en tu sangre, que en si mismas no son saludables y en grandes cantidades se agrava el cuadro, llegando incluso a enfermarte al debilitar tu sistema inmunológico que es lo peor que puede pasarte ante la amenaza del COVID – 19.

Date cuenta de que estas eligiendo aumentar tu riesgo, si, solo tu con lo que eliges ocupar tu día.

Esto, además, se traduce en comportamientos que no son gratos para ti y menos para quienes están contigo.

Foto Referencial

Lea también: Los juegos de la mente. Versión COVID – 19

Seguramente estás irritable, no quieres que te hablen ni quieres hablar con otros. Esto último es lo mejor, porque evitas la creación de conflictos de los cuales puedes arrepentirte con tratos que luego no podrás borrar de la historia familiar.

Hernán, tienes razón, no me soporto. – Qué bueno que lo digas así. Porque te estas haciendo responsable de la situación. La pregunta que sigue y te invito a responderte es: ¿Qué es eso que no soportas de ti?

Foto Referencial

Te doy una pista, todo comienza en el pensamiento y eso que piensas genera sensaciones y sentimientos que al igual que lo que piensas no son agradables. Y a esto se suma el tipo de pensamiento marco, o sea el tipo de pensamiento donde se contienen los demás: esto (lo que sea el culpa de otra persona o situación externa: virus, mamá o papá, hijos, vecinos, temperatura, la comida que hace otras persona, entre una larga lista de un “tú haces que me sienta así”).

Pues te repito, la razón por la cual no soportas estar contigo comienza en ti, en lo que piensas de tu entorno y eso hace que te sientas como te sientes, que actúes como actúas.

Por si no queda claro, la tarea es entonces:

  • Observa, ajusta y cambia tus pensamientos. Cuando los cambias, cambian tus sensaciones, sentimientos, acciones y obviamente los resultados.
  • Agradece lo que recibes, eso incluye la comida que otro hizo para ti aunque no te guste, si ese es el caso, cocina tú.
  • Abandona la revisión en redes sociales con información que te altera y genera ansiedad, angustia, miedo, incertidumbre y pánico. Nada de eso está bajo tu control.
  • La primera de todas: quédate en casa. Si tienes que salir recuerda las normas de distanciamiento y no tocar tu cara.
  • Pon el foco solo en aquello que esta comprobado como la información de fuentes oficiales. Te sugiero ver tu noticiero de confianza solo en la mañana y en la noche. El resto del día usa tu conexión a internet a tu favor seleccionando contenido que sabes que te alegra.
Foto Referencial
  • Haz todo aquello que has deseado hacer cuando tuvieses tiempo. Ya lo tienes en versión 24/7.
  • Amate: desarrolla hábitos de cuidado personal que van desde lo que comes hasta mantener limpios tu cuerpo, tu casa y tu carro.
  • Ama a quienes te rodean: haz algo para y con ellos que los haga felices. Recuerda que antes de esto decías seguramente que por ellos lo que fuese, ahora tienes una oportunidad de lucirte. Amar sana, así que ama.
  • Será normal que haya desacuerdos pero el confinamiento te invita a valorar el para qué la pelea con las personas que dices que amas.
  • Si quieres información confiable sigue cuentas con esta fortaleza, te sugiero en Instagram: @who, @opspaho, @svinfectologia
  • Juega, rescata la diversión con tu familia, juegos de mesa o incluso juegos electrónicos. Tal vez puedes enseñar a los más viejitos de la casa y reír juntos de verlos aprender.
  • Activa la pasión sexual con tu pareja, si vive contigo
  • Escribe tus memorias de cuarentena o cualquier otra cosa.
  • Medita
  • En – cuén – tra – te, este sin duda es el gran reto.
  • Abre la ventana y pon el foco en cosas que no habías observado antes o busca nuevos detalles en lo que ya conoces: colores, sonidos, olores, texturas, sensaciones.
  • Mira y disfruta como se ha reducido la contaminación en el mundo. Tal vez tenemos que bajarnos del mundo de manera voluntaria cada tanto
  • Haz video llamadas a tus familiares.
Foto Referencial

La lista ha ido creciendo en cada entrega, deja tu sugerencia en los comentarios. Al final, tu sabes cuales son las cosas que puedes hacer en casa para estar bien, hazlas.

Recuerda que puedes usar tus pensamientos para tu bien o para tu mal. Uno de los retos que trae este aislamiento social es saberte, conocerte, y controlarte.

Solo tú puedes detener la propagación, piensa y sabrás que lo mejor para ti y los tuyos es quedarte en casa.

Hasta pronto…

Lea también: Los juegos de la mente. Versión COVID– 19 (II)

Hernán Hernández

Doctor en Educación. Jefe de la cátedra de Psicología. Coach Neurolinguistico. Conferencista Internacional. Motivador. Radio & TV Host.

Instagram / Twitter:  @hernanjhernandez

Comenta y se parte de nuestra comunidad