Foto Referencial

Desde un embarazo, una resaca, una mala digestión hasta un problema de salud grave pueden provocar afecciones estomacales como las náuseas. Por fortuna, si no se trata de una enfermedad o un embarazo, podemos combatir las náuseas con algunos hábitos sencillos. ¡Toma nota!

Lea también: ¿Hay alimentos que puedan combatir el coronavirus?

Té de jengibre

El jengibre es una cura milagrosa para múltiples afecciones gastrointestinales. Este tubérculo contiene gingeroles y shogaoles, sustancias de sabor picante que frenan las náuseas y, al mismo tiempo, favorecen el buen funcionamiento del sistema digestivo.

Foto Referencial

Una de las formas más deliciosas de consumir este alimento es en forma de té. Para prepararlo, solo deberás contar unas cuantas rodajas de la raíz, retirar la piel y, simplemente, introducirlas en un cazo con agua cuando esta rompa a hervir. Deja que el tubérculo hierva en el líquido durante uno o dos minutos y retíralo del fuego.  

Ejercicios de respiración

Este truco puede ser muy útil para combatir los casos más leves de náuseas y vómitos. Se trata de respirar profundamente por la nariz –si es posible, estando al aire libre–, contener la respiración unos segundos y, a continuación, expulsar el aire por la boca. Este consejo es especialmente recomendable cuando las náuseas son provocadas por el consumo excesivo de alcohol. Controlar tu respiración te ayudará no solo a calmar las molestias intestinales, sino que, además, te permitirá aliviar los mareos y dolor de cabeza.

Foto Referencial

Tés e infusiones de hierbas

La alcaravea o la manzanilla son dos excelentes remedios contra las náuseas y vómitos, ya que ambas plantas reúnen propiedades gastrointestinales muy beneficiosas. Si decides tomarlas para combatir este problema, lo ideal es que lo hagas a pequeños sorbos, sin ningún edulcorante y cuando no estén demasiado calientes.

estrés
Foto Referencial

Alimentos ligeros

Puede sonar paradójico, pero la comida puede ayudar si lo que quieres es frenar las náuseas, sobre todo cuando se trata de molestias provocadas por el consumo de alcohol y la resaca. Para combatir el problema en estos casos, debes recurrir a alimentos ligeros y frescos que te ayuden a reactivar el metabolismo y estimulen el flujo sanguíneo. Escoge frutas, ensaladas saludables y evita tomar alimentos grasientos o demasiado picantes, así como comidas pesadas.

Foto Referencial

Lea también: Beneficios del comino en la salud

Con información de: enfemenino.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad