Foto Referencial

Recientemente, en mi programa #ATuSaludLaRevista, hablé con el Dr. Luis Echezuria, Pediatra, Epidemiólogo, Profesor Titular de la Facultad de Medicina de la UCV, asesor en enfermedades transmisibles infectocontagiosas, sobre “las etapas de una epidemia y en qué etapas estamos ahora con respecto al coronavirus” y a continuación, trato de hacerles un resumen sobre lo que fue nuestra conversación.

Mi invitado se enfocó en describir las tres etapas de desarrollo de una pandemia. La realidad es que la pandemia tiene tres etapas:

PRIMERA ETAPA es la Prevención, que siempre está vigente y presente en todas las demás etapas, pero desafortunadamente, ya desde hace unos cuantos días entramos en la SEGUNDA ETAPA que es la Mitigación, la cual los gobiernos y las personas tienen que enfrentar, con un alto grado de compromiso y responsabilidad, es decir, los estados concentrarse en los casos que se identifiquen, bien sea por criterios epidemiológicos (viajes: ya superados) o proceden de estados donde hay casos, que en este momento son prácticamente todos los del país, que en un momento dado tuvo vigencia y era conocido como “nexo epidemiológico”. Este proceso se está cumpliendo, pero puede intensificarse, con más pruebas y con el contacto permanente con los casos identificados, o el clínico que es la presencia de enfermedad respiratoria aguda y la radiología (tal y como hizo China en su momento). En segundo lugar, los contactos y asociados a los casos confirmados por laboratorio para tomar medidas especiales de confinamiento para que no se siga difundiendo la enfermedad.

Foto Referencial

La medida más efectiva de esta fase es “El distanciamiento social”, que hasta ahora ha sido voluntario; pero hay quienes piensan que deben acompañarse de acciones aún más estrictas, en cuanto a la circulación de las personas en las áreas públicas, para garantizar que el mayor número ellas permanezcan en casa, como única medida efectiva. Por otra parte, la Cuarentena de las personas expuestas a algún caso confirmado, (denominado “sospechoso”), durante el máximo periodo de incubación, 14 días, para evaluar si desarrollan o no la afección. También comprende el “aislamiento” (siempre aplica a los “casos confirmados”), al menos por 14 días, que es máximo período de transmisibilidad, aunque se puede extender hasta 21 días.

Esta SEGUNDA ETAPA o ETAPA DE “CONTENCIÓN” busca identificar los casos sospechosos y los positivos para garantizar que se sometan a la cuarentena o el aislamiento.

Estamos en este momento, sin duda alguna en la SEGUNDA ETAPA, en la cual, por instrumentos legales (decreto), se ha establecido el “DISTANCIAMIENTO SOCIAL” o mal llamado CUARENTENA. Es una medida que produce rechazo, muy antipática, porque que a nadie le gusta que le limiten sus condiciones o libertades, pero es importante entender (como ocurre en todas partes del mundo, que la medicina actual no tiene otra cosa que ofrecer), que es necesario suavizar la curva de aparición o contagio del virus, para no colapsar los centros asistenciales, donde el virus ha demostrado que ningún sistema es capaz, ni en los países más desarrollados, quiero decir, por ejemplo, USA, Italia, España, de manejar efectivamente.

Por tanto en nuestro país, el aislamiento debe ser aún más extremo o cuidadoso, porque nuestro sistema sanitario ya venía en crisis, ya que ciertamente, en los últimos años no ha podido mostrar las mejores cifras, tanto en el sistema de la medicina preventiva: con brotes importantes de Malaria, Sarampión, Difteria, ni en la del espectro curativo, por el estado deficitario actual de las Unidades de Atención Medica, en cualquier grado de complejidad, Ambulatorios, Hospitales, que no reúnen las condiciones necesarias para atender las patologías frecuentes y como guinda del pastel,  las recurrentes fallas en los servicios de energía eléctrica, agua, entre otros; a los cuales ahora se sumaría, esta importante enfermedad.

Foto Referencial

Lea también: ¿Qué hacer en esta etapa de aislamiento social?

Coronavirus: un problema epidemiológico global

Esta epidemia ha debutado en el mundo causando grandes sorpresas y desafíos para todos. En un principio se dudó mucho sobre su capacidad o velocidad de transmisión y más aún su gran capacidad de causar tanto daño.

Los países más desarrollados, con buenos servicios de salud, se han visto superados por el virus, ocasionando grandes problemas en diversas esferas, denominados daños colaterales, no solo en los aspectos directos sino en los indirectos de los servicios de salud, con alta ocupación de camas disponibles, que limitan la atención a otras enfermedades humanas, sino que ha trascendido a lo Cultural, Religioso, Deportivo, al suspender esas actividades, sin contar con el tremendo daño a la economía global.

En los países, en los cuales las libertades no se pueden suprimir y que estuvieron confiados en que podían controlar la epidemia, tal vez por ello la situación es alarmante, porque el avance ha sido tan abrumador que los ha desbordado.

Este virus tiene la capacidad de ser un gran viajero y con una altísima capacidad de ser contagioso y letal para un grupo importante de la población por eso el mundo entero colapsó. Ya, al poco tiempo de su aparición, contando desde el 31 de Diciembre del año pasado, 4 meses y medio, es decir (100 días), ya se han reportado más de un millón cuatrocientos mil casos y 85 mil muertes, a nivel global, según el reporte de ayer 10 Abril de médicos sin fronteras. Esto pone en evidencia una cifra impactante de 14 mil casos (que es solo parte de la realidad conocida) y 85 muertes diarias.

Foto Referencial

En nuestro país, con el tiempo que lleva afectándonos, para el 10/04 a casi un mes de conocer el primer caso, ha provocado 171 contagios y 9 defunciones, por eso las medidas de contención social deben mantenerse por un tiempo aún no definido. La gente tiene que permanecer en casa, porque tienen que estar “jugando a las escondidas” con el virus, porque este se mueve con la gente. El virus no se mueve con ventarrones, no cae del cielo ni nos llega por la tubería.

A medida que salimos, socializamos y tocamos todo tipo de objetos, nos exponemos seriamente. La única manera de salir, es que tengamos que hacer una compra rápida y necesaria, con las medidas de barreras recomendadas, que son las mejores condiciones de prevención, es decir, con guantes, tapaboca y exagerando la medida preventiva de lavarse las manos; pero lo más importante es resguardarse. Claro está, esto  tiene un impacto muy importante en la economía, pero, la gran verdad es que primero hay que frenar el impacto en la salud y después atender las otras. El virus puede mutar y ojala sea de forma leve para que problema no se siga agravando.

¿El virus puede mutar y volverse más agresivo o tender a debilitarse?

Conocemos muy poco el virus porque es nuevo, pero los científicos están muy atentos sobre cómo se comporta, qué hace en el cuerpo. En los diferentes países se ha comportado de una manera diferente, es decir, en Singapur y Alemania, pareciera que se ha controlado efectivamente, porque han hecho y tomado medidas de contención y mitigación con algo de supresión que, por cierto, contribuyen mucho a bajar la probabilidad de que siga mutando, al no encontrar a tanta gente a quien enfermar. Sin embargo, siempre se les pide a los epidemiólogos, como expertos en predicciones, que den referencias y que hagan proyecciones, y el Dr. Echezuría cree que es muy temprano para hacer esas inferencias, aunque existen grupos que se han atrevido dar cifras, gracias a modelos matemáticos a dar estimaciones.

Foto Referencial

Lo cierto es, que en la mayoría de los países se está buscando que los casos surjan, poco a poco; para que los servicios de salud sean capaces de atender a todos los pacientes.

¿Cuál sería la TERCERA ETAPA?

La tercera etapa es la Mitigación que en la práctica se traduce en una mayor profundización de la medida anterior, es decir, el aislamiento, como por ejemplo el hacerla no voluntaria, sino obligatoria y sobre todo la extensión de las pruebas diagnósticas para identificar los casos asintomáticos o portadores, así como los contactos y asociados para romper o interrumpir la cadena de transmisión en las comunidades.

Actualmente tenemos dos noticias, primero la mala, es que nadie tiene experiencia inmunológica con este agente infeccioso, nuevo, y todos tenemos la condición de enfermar, razón por la cual lo que se busca es que sea muy poco a poco, para garantizar una buena atención a los pacientes; pero la buena noticia, que es la más importante, es que la gran mayoría de los casos (80%), se presenta en forma leve o con muy pocos síntomas o desapercibida. Solo un pequeño porcentaje requerirá atención medica más cercana (15 a 17%) y un pequeño grupo se complica (2%) y requiere atención muy especializada como Unidades de Terapia Intensiva (UCI), y muy pocos de ellos (1%) fallecerán.

Foto Referencial

Finalizando… 

“Algo importante a entender es que, a la luz de los más actualizados conocimientos de la medicina de hoy, aquí en Venezuela y en cualquier parte del mundo, es que desafortunadamente, “no tenemos medicamentos específicos”, solo algunos esquemas, en fase experimental, pero nada en concreto, y más remoto aún está la posibilidad de una vacuna, que seguro tardará un poco en llegar, tal vez uno a dos años. Por tanto, «solo nos queda la prevención momentáneamente o la contención. Es muy duro, pero es la verdad y debemos explicarlo claramente a la sociedad a quienes nos debemos”, agrega el Dr. Echezuría.

Foto Referencial

La mejor manera de definir las últimas fases de las Pandemias, es con una frase muy sencilla, que los comunicadores sociales, con todo su poder deben ayudarnos a difundir a los fines de crear la más sana Educación e Información para la salud, como es:

INSISTIR EN LA PREVENCIÓN QUE ES LA PRIMERA ETAPA, PERO SIEMPRE DEBE ESTAR PRESENTE. Y QUÉDATE EN CASA, LÁVATE LAS MANOS Y NO TE TOQUES LA CARA.

Lea también: Cerebro humano: ¿Qué recodamos? ¿Por qué olvidamos?

María Laura Garcia
Comenta y se parte de nuestra comunidad