Cuando comenzó la pandemia creímos que todos nuestros planes se habían acabado, y tendríamos que adaptarnos a una nueva situación que no veíamos venir. Sin embargo, el tiempo sigue pasando y hemos descubierto que podemos hacer muchas cosas.

Tenemos que cambiar la perspectiva de la emergencia mundial en la que vivimos. No tenemos que pensar únicamente en que esta situación es una crisis, por el contrario, es admirable como cada país se ha puesto a prueba para hacer lo mejor posible para sus ciudadanos.

Nuestro cambio de visión puede ayudar al planeta y a nuestro interior a ser mejor cada día. Quedarnos en casa solos, con nuestros amigos y familiares, nos enseña a valorar mejor la convivencia, la comida y los reencuentros diarios con nuestros trabajos y estudios.

Imagen referencial

Lecciones

  • Nos podemos ahorrar el viaje de las reuniones presenciales y hacer videollamadas.

¿Cuántas veces no hemos llegado tarde a reuniones de trabajo o de estudio? ¡Reflexionemos!

  • Podemos disfrutar de un buen libro en casa o preparar una receta y dejar a un lado las compras innecesarias.

Nosotros los humanos somos compradores compulsivos de la innovación. Ropa de temporada, pijamas costosos, accesorios que quizás nunca han salido de nuestro armario.

Ahora que estas en casa, ¿Usas toda la ropa que esta en tu armario?

Disfruta de los pequeños detalles.

  • Siempre es bueno hacer pausas en nuestras vidas y evaluar nuestras acciones. Reflexionemos.

Antes del comienzo de la pandemia, ¿Discutiste con alguna persona querida? ¿Cómo están las relaciones de tu vida?

  • Practicar la empatía y la coexistencia, podemos actuar por el bienestar común.

A veces pensamos en nosotros mismos, no solo por egoístas sino porque no es nuestro escudo. Recuerda que todo cambio viene de adentro hacia afuera.

¿Te sientes empático contigo mismo?

  • El agua salva vidas, debemos cuidar mucho mas este recurso.  

No malgastes el agua, puede que tu tengas, pero hay personas que no tienen.  ¡Ahorra!

Comenta y se parte de nuestra comunidad