Foto Referencial

El stretching es una actividad de estiramientos que debe realizarse tanto al inicio como al final de realizar un ejercicio intenso,  a través de fáciles posturas, muchas de ellas, propias del yoga.

No solo le daremos a nuestros músculos más flexibilidad en diferentes partes del cuerpo, sino que nuestros músculos liberarán tensiones y se relajarán.

A su vez, el stretching sirve para lo rebajar tensiones musculares y volver al estado de calma del cuerpo una vez finalizado el entrenamiento.

Foto Referencial

Lea también: Rutina para entrenar tus glúteos en casa

Stretching previene lesiones

Por lo que el stretching previene las lesiones y las rebaja en caso de que ya las tengamos. Son estiramientos fáciles que también puede hacer cualquier persona aunque no esté acostumbrada a hacer deporte.

El tiempo para los estiramientos en el stretching es corto y rápido, basta con 5 o 10 minutos antes y después de la actividad física. También mejora la circulación sanguínea y el desarrollo de masa muscular.

Incluir sesiones de stretching al entrenamiento habitual, puede ayudarte a quemar grasa y lo mejor de todo es que puedes comprobarlo simplemente haciendo todos los días una tanda de ejercicios de estiramiento en tu propia casa, sin necesidad de equipos adicionales.

Foto Referencial

A continuación te dejamos una lista de los ejercicios de stretching que puedes realizar de tres a cuatro veces a la semana, pero eso sí, debes mantener cada postura durante tres respiraciones.

  • Postura del arco para estirar la espalda: no solo estirarás tu espalda, sino que con esta posición lograrás ganar flexibilidad en la columna vertebral, abrir el pecho, el abdomen, los cuádriceps y las caderas. Además, es considerada una de las posturas de yoga que más calorías invierte en el proceso. Para hacerla correctamente, acuéstate boca abajo, estira con cuidado los brazos hacia atrás y hacia arriba mientras doblas las rodillas. A continuación, agarra los tobillos con tus manos y mantén la postura unos 20-30 segundos vigilando que la parte superior de tus hombros no se pegue a tus orejas.
  • La postura del «perro»: con esta postura fortalecerás tus piernas, caderas, hombros y brazos. Para realizarla colócate en cuatro como lo haría un perro, sobre sus 4 patas. Desde esa postura (y mientras sueltas el aire), estira los brazos y las rodillas intentado que tus glúteos apunten hacia el techo. Si eres capaz de controlar la tensión, intenta que los talones no se despeguen del suelo y dirige tu mirada hacia tus pies, pero sin meter la cabeza excesivamente hacia dentro. El objetivo es que tus piernas y tu espalda formen un ángulo recto. Mantén esta postura durante 15-20 segundos.
  • Postura de la cobra: gracias a este ejercicio de stretching tus hombros se liberarán de tensión al tiempo que conseguirás activar los músculos de la espalda y los abdominales. Acuéstate boca abajo en una colchoneta, con los pies juntos y las manos colocadas a la altura del pecho. Después, levanta la parte superior de su cuerpo hacia arriba estirando los brazos e inclinando la cabeza hacia atrás. Como en las anteriores, mantén la postura 20-30 segundos.
Foto Referencial
  • Postura del guerrero: la asana que más fotos de Instagram acumula es también una de las más completas porque activa casi todos los grandes músculos del cuerpo. Para hacerla correctamente, ponte de pie con los pies juntos. Da un gran paso hacia atrás con el pie izquierdo y gira el pie unos 45 grados. Después, flexiona la rodilla de la pierna derecha (el ideal es que llegues a flexionarla hasta los 90 grados de modo que la rodilla quede alineada con el tobillo). Mientras mantienes la pierna de atrás recta, alza los brazos y junta las manos estiradas. Intenta mantener la postura 30 segundos y después repite cambiando las posiciones de las piernas.

Lea también: Limpieza en el hogar cuenta como entrenamiento HIIPA

Con información de: Mujerhoy.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad