Foto Referencial

Si eres vegano o quieres iniciar un plan alimenticio saludable, seguramente has escuchado sobre el aquafaba, que no es más que el líquido de la cocción de las legumbres, garbanzos o judías blancas, y para quienes lo consumen, es el sustituto perfecto del huevo.

Podemos emplear aquafaba casero tras cocinar nuestras propias legumbres secas y remojadas o bien utilizar el de una conserva de calidad que incluso puede ser más adecuado, ya que lleva la proporción ideal de agua.

Foto Referencial

Para qué sirve el aquafaba

Como describimos antes, su origen describe su gran utilidad, pues sirve perfectamente en reemplazo del huevo para quienes no consumen este alimento o son intolerantes o alérgicos al mismo.

Blogueros e instagramers de cocina vegetariana y vegana son los que más  han investigado sobre las posibilidades de este líquido viscoso, que de primeras nos puede parecer un tanto inapetente, pero que se convierte en el sustituto perfecto de las claras de huevo en recetas de repostería y los resultados son impresionantes.

Su mezcla única de almidones, proteínas y otros sólidos vegetales que se disuelven en el agua una vez cocidos junto con las legumbres le da al aquafaba una amplia variedad de propiedades que permiten su utilización para emulsionar, hacer espumas, gelatinas.

Lea también: ¿Qué cafés hacer en cuarentena?

Receta de Merengue vegano con aquafaba

La instagramer Inma Bass,  comprarte en su cuenta vegana distintas ideas de recetas ríquisimas y súper apetecibles que facilitan la vida los veganos. Entre sus últimas recetas encontramos esta de Merengues veganos. Te dejamos aquí los ingredientes y elaboración:

Ingredientes:

  • Aquafaba
  • Vinagre o zumo de limón (para quitar el sabor a legumbre)
  • Endulzante
Foto Referencial

Elaboración:

  • Escurre en  un embace las legumbres y guarda el líquido.
  • En ese mismo  bol agrega un chorrito de vinagre (según la cantidad de líquido), y bate enérgicamente hasta que se salga espuma tipo mousse.
  • Agrega el endulzante (mejor azúcar glass o edulcorante líquido).
  • Sigue  batiendo hasta que quede una mousse más espesa y un poco chiclosa.

Y listo para servir. Es una receta facilísima que además puedes acompañar con bizcochos, muffins  o en bebidas calientes como el matcha o el café… ¡Solo tienes que tener mucha imaginación!

Lea también: 3 postres bajos en calorías que no debes dejar de preparar

Con información de: Mujerho.com y vitonica.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad