Foto referencial

El estrés puede definirse como la tensión nerviosa, en la relación entre cargas y resistencia, que cuando la carga supera la capacidad de resistencia, aparece una serie de síntomas, «son informaciones que el cuerpo nos envía«, así lo asegura la Dra. Isabel Meza, médico internista. 

Explica la Dra. Meza que los síntomas del estrés pueden ser cardiovasculares, tensión muscular, cambios en el sueño y en el apetito, «son señales que nos avisan que no estamos manejando de manera adecuada, las cargas a las cuales estamos sometidos». 

Lea también: Cómo estimular la mente cansada durante la cuarentena

¿Qué es el estrés? 

Es la liberación de hormonas específicas, como la adrenalina o el cortisol, encargadas de activar el cerebro para que esté más alerta, y aunque sea poco creíble, cierto nivel de estrés no es malo, de hecho, es beneficioso porque nos ayuda a adaptarnos a las circunstancias: todo el mundo conoce esa sensación de cosquilleo cuando empieza un nuevo curso, un trabajo o un nuevo reto. 

El estrés también nos ayuda a reaccionar mejor cuando estamos ante una emergencia, por ejemplo, cuando vemos un accidente por la calle y acudimos a socorrer.

Sin embargo, el problema del estrés es cuando se prolonga en el tiempo, de modo permanente, volviéndose crónico, ante situaciones como dificultades en el trabajo no terminan nunca, si el nuevo curso es demasiado exigente o si un familiar padece alguna enfermedad. 

estrés
Foto Referecial

Ansiedad y estrés

Otro de los problemas derivados por el estrés prolongado es la ansiedad, esta sensación de inquietud continúa aunque la situación estresante haya desaparecido. De allí que el estrés crónico puede desencadenar ansiedad, aunque ésta última puede aparecer sin motivo aparente.

Algunas de las causas atribuidas a la ansiedad relacionada al estrés, son los motivos económicos, problemas de salud de algún familiar o dependiente episodios traumáticos como un accidente de tránsito. 

Para disminuir las cargas de estrés, es aconsejable realizar las siguientes recomendaciones:

  • Ejercicio: la actividad física es muy efectiva para conseguir un estado relajado. No hace falta que sea muy intensa, con hacerlo en casa es más que suficiente.
  • Evitar la cafeína, el alcohol y el tabaco: todas las sustancias estimulantes incrementan el estrés.
  • Mantener los lazos sociales: buscar momentos de calidad para estar con la familia y amigos.
estrés
Foto Referencial

Además, de practicar algunas técnicas de relajación, como la respiración profunda, el yoga o el taichí.

Comenta y se parte de nuestra comunidad