Foto Referencial

Para comenzar este artículo recordemos que el ciclo menstrual normal se caracteriza por menstruaciones  que ocurren cada 21 o 35 días y pueden presentarse variaciones de 3 o 4  días sin que represente un problema. Además con frecuencia vemos que el patrón de los ciclos menstruales varía con eventos como cambios de peso, embarazos, cambios en la alimentación e incluso con cada década de la vida femenina la menstruación cambia.

En cuanto al volumen de sangre normal que se pierde en la menstruación, aunque  es difícil cuantificarlo,  podemos definirlo como  cuando el cambio de toalla sanitaria es cada 3 o 4 horas, sin coágulos, y que no traspasa la ropa íntima. Esto corresponde aproximadamente a unos 30-80 ml por ciclo menstrual.

Foto Referencial

Lea también: Razones para mantenerte activa durante el embarazo

Retraso en la menstruación

Se define como  menstruaciones que  demoren en venir más de 35 días; pueden estar síntomas asociados como caída del cabello, mamás con secreción láctea sin estar en situación de lactancia, cambios de peso,  acné, calorones, entre otros.

Entre las causas de este síntoma tenemos:

  • Embarazo. Si tienes vida sexual activa lo primero que debemos descartar es un embarazo, incluso si usas algún método anticonceptivo porque la probabilidad de falla existe y varía dependiendo del método.
  • Hipotiroidismo: puede estar acompañado de otros síntomas como aumento de peso, fatiga crónica, y caída del cabello.
  • Aumento de la prolactina. Ésta es la hormona que se encarga de estimular la producción de leche materna, y puede elevarse por múltiples razones como la ingesta de algunos medicamentos, tumores en la hipófisis que la mayoría de las veces son benignos y también en los casos de hipotiroidismo. En estos casos la paciente presenta secreción láctea aunque no amamante.
Foto Referencial
  • Síndrome de ovario poliquistico. Este trastorno caracterizado por ausencia de ovulación, elevación de los andrógenos y el hallazgo ecográfico de ovarios poliquísticos.
  • Cambios en peso. Las variaciones de peso considerables incluyendo la ganancia o la pérdida de peso excesiva pueden cursar con este tipo de trastorno menstrual.
  • Estrés: aquellas pacientes que han presentado un evento importante en su vida cotidiana pueden presentar ausencia de menstruación y tiende a regularizar espontáneamente.
  • Atletas de alto rendimiento. Este tipo de actividad puede inhibir las  variaciones hormonales propias del ciclo menstrual.
  • Menopausia: este cambio hormonal se presenta alrededor de los 50 años, sin embargo algunas pacientes presentarán falla ovárica prematura antes de los 40 años, conocido como menopausia precoz.
  • Quistes ováricos: en algunas ocasiones el folículo que contiene al óvulo persiste y se forma un quiste de ovario, con los consiguientes cambios hormonales que impiden la menstruación.
  • Métodos anticonceptivos: algunos métodos como la píldora del día siguiente, algunas pastillas anticonceptivas, así como los implantes que se colocan en el brazo y el dispositivo intrauterino liberador de progesterona.
  • Desnutrición: los cambios en la dieta que disminuyen la ingesta de nutrientes puede afectar los ciclos menstruales.
  • Patologías uterinas: cualquier trastorno en la anatomía del útero como infecciones, presencia de tabiques o sinequias como resultado de procedimientos uterinos, o la estrechez de los orificios uterinos.

Menstruaciones muy frecuentes

En estos casos, cuando notamos un ciclo menstrual menor a 21 días, generalmente las causas se deben a patologías orgánicas, es decir, alteraciones de la anatomía del útero como pólipos uterinos, miomatosis uterina o incluso infecciones del revestimiento uterino como las endometritis. Sin embargo también el hipertiroidismo puede manifestarse como menstruaciones muy frecuentes.

Menstruación abundante

Puede tener su origen en varias causas:

  • Desequilibrio hormonal: también conocido como hemorragia uterina disfuncional, en este caso las hormonas estrógeno y progesterona, que regulan la acumulación del revestimiento del útero conocido como endometrio, se encuentran en desequilibrio y el endometrio se desarrolla en exceso y, finalmente, se desprende a través de un sangrado menstrual intenso.
  • Patologías aparato reproductor femenino: pólipos uterinos, miomas o fibromas, infecciones pélvicas, adenomiosis, cervicitis, verrugas genitales, hiperplasia endometrial, cáncer del cuello uterino y cáncer de endometrio.
  • Dispositivos intrauterinos. Los primeros meses luego de la colocación de un DIU puede observarse un aumento de la duración y cantidad del sangrado menstrual, y debe mejorar 3 a 4 meses después.
Foto Referencial
  • Trastornos de la coagulación: como la enfermedad de Von Willebrand, donde se presenta una alteración en los factores de la coagulación.
  • Enfermedades sistémicas: como el Lupus, enfermedades renales y hepáticas.
  • Patologías del embarazo: casos de aborto incompleto, embarazo ectópico.
  • Otras causas: cuerpo extraño, laceraciones en vagina,  estrés, antecedente de biopsias ginecológicas recientes, abuso sexual, medicamentos anticoagulantes como la warfarina.

Lea también: Claves para saber si algún síntoma ginecológico representa una emergencia

Comenta y se parte de nuestra comunidad