Foto Referencial

Se conoce como hipnosis al estado de relajación profunda, en la que la mente puede estar entre el sueño y vigilia. Es una herramienta conocida en terapias psiquiátricas. Cuando una persona es hipnotizada, se puede afirmar que su cerebro se desconecta del mundo exterior.

Tal como comentamos, es una herramienta utilizada en psiquiatría con la que se logra acceder con facilidad al inconsciente, y así entender los bloqueos y descubrir problemas ligados a la infancia.

La hipnosis sería como un amplificador y un acelerador de una terapia. El objetivo de una sesión de hipnosis es alcanzar el inconsciente y desvelar, en su caso, un antiguo traumatismo que pudiese provocar problemas psíquicos como: ansiedad o fobias.

Foto Referencial

Lea también: Cómo estimular la mente cansada durante la cuarentena

¿Para quiénes es recomendable la Hipnosis?

Se utiliza cada vez más en psicoterapia y, aunque se desconocen los mecanismos de acción, la hipnosis es una herramienta aparentemente eficaz para liberarse de numerosos problemas. Las indicaciones son sobre todo psicológicas y psicosomáticas: dejar de fumar, pérdida de peso, ansiedad, estrés, enuresis, insomnio, traumatismos, trastornos obsesivo-compulsivos, timidez o también desarrollo personal.

¿Qué tipo de hipnosis existen?

Dentro de la propia hipnosis se encuentran  dos variantes claras: la hipnosis Freudiana, que representaría la que estamos acostumbrados a ver en películas, series y programas de televisión y, la hipnosis Ericksoniana.

La hipnosis Freudiana: se basa en la sugestión. El paciente sigue instrucciones verbales (“¡Duérmete!”), visuales y corporales. Esta técnica parte de la idea que si se sugiere a un paciente que se cure, puede conseguirlo. Este método puede ser eficaz a veces, pero es limitado.

La hipnosis Ericksoniana no es sugestiva, sino que solicita una participación por parte del paciente. Una sesión de hipnosis se lleva a cabo en forma de una sencilla conversación en la que el paciente se encuentra en un estado de profunda relajación y accede poco a poco a su inconsciente, libremente. El terapeuta mantiene la conversación utilizando metáforas y símbolos y lleva progresivamente al paciente a encontrar por sí mismo la solución a sus problemas.

Foto Referencial

Es importante tomar en cuenta la evaluación psiquiátrica que dé el especialista antes de someterse a la hipnosis.

Lea también: Sácale provecho al confinamiento y hazlo productivo

Con información: enfemenino.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad