Foto Referencial

¿Sabes diferencias cuándo realmente es hambre y cuándo es antojo? La verdad es que pocos logramos diferenciarlo, sin embargo, el hambre es causa del vacío en el estómago y el  y el antojo digamos que es el capricho insano por comer algo, casi siempre no saludable.

A continuación te diremos cómo diferenciarlo. ¡Toma nota!

¿Cuándo se trata de un antojo?

  • Pensamos en chocolate, dulces y alimentos grasos, relacionados con la idea de placer.
  • Viene provocado, la mayoría de veces, por sentimientos negativos.
  • Al principio, comer ese alimento te hace sentir bien; pero después, culpable.
  • Aumenta durante el embarazo y el ciclo menstrual de la mujer.
  • Puede ser más intenso si estamos a dieta, sobre todo, si hemos renunciado a comidas favoritas.
  • Pasa con el tiempo.
Foto Referencial

Lea también: Jugos verdes en la mañana

¿Cuándo se considera hambre?

  • Aparece cuando no hemos comido desde hace unas horas.
  • Puede causar dolor de cabeza o sensación de agotamiento.
  • Nos apetece cualquier alimento que pueda saciarnos.
  • Se puede satisfacer con una comida saludable.
  • No pasa con el tiempo.

¿Cómo controlar la ansiedad por comer?

Los antojos pueden perjudicar nuestros esfuerzos por controlar el peso y llevarnos a comer en exceso. No obstante, podemos aprender a controlarlos:

  • Alimentos sanos y saciante: en lugar de acostumbrarte a comer alimentos ricos en azúcar y grasas, lleva siempre contigo fruta, frutos secos o bocadillos vegetales.
  • Fuera tentaciones: no compres los alimentos que no puedes consumir. Lo que no se compra, no se come. Sustituye estos tentempiés por otros (hummus casero, queso fresco, bizcocho hecho por ti) que te harán sentir bien después de ingerirlos.
  • Distrae la mente: en el momento que sientas la necesidad exagerada de comer un dulce, desvía la atención. Bebe agua, llama a alguien, ordena la casa, regala las plantas… Los antojos no duran más de 20 minutos.
Foto Referencial
  • Haz ejercicio físico: practicar actividad física ayuda a disminuir los niveles de ghrelina, la hormona que aumenta el apetito y favorece la acumulación de grasa abdominal.

El food craving está asociado a comer en exceso, lo que a su vez contribuye a la aparición de enfermedades como la obesidad y la diabetes, y a otros desórdenes alimentarios (bulimia nerviosa). Si crees no tener control sobre la comida, consulta con un profesional.

Lea también: Ayuno intermitente, una ciencia milenaria mal utilizada por la nueva era

Con Información de: www.axahealthkeeper.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad