Foto Referencial

Creo que cada uno de nosotros vino a este planeta con talentos específicos para cumplir una misión de vida. Ahora traducir eso en un servicio que no sólo te de satisfacción sino también una forma de vida próspera, es un desafío. En este artículo te doy tips que pueden ayudarte a lograrlo. Sigue leyendo que esto se pone interesante…

Todos tenemos una misión de vida

La semana pasada publiqué un artículo donde hablo de que a muchos les está tocando reinventarse desde el punto de vista laboral en medio de todos los cambios que hay en el mundo. Aquí te lo dejo, si no lo viste. Reinventarte en el trabajo

Si bien este concepto de cumplir con tu misión está cada vez más claro para muchas personas, la dificultad está en hacerlo realidad. Esto porque hay quienes ya están en una carrera y eso representa estabilidad. Algunas personas están claras que ese servicio que prestan no les gusta, pero tienen miedo de comenzar de nuevo. Hay otras que todavía no saben cómo aclararse en ese tema tan profundo que significa el propósito de vida.

Entonces mi deseo es poderte ayudar para que puedas avanzar.

Foto Referencial

Lea también: Nuevos acuerdos en las relaciones

Reconocer tus talentos es el primer paso

Cada uno de nosotros vino con talentos específicos. Hay algunos que son maravillosos con su voz, otros tienen una habilidad física impresionante. Otros son buenos en matemáticas o con la palabra. Hay otros que su habilidad para relacionarse es fantástica mientras que otros son excelentes organizando cosas.

Te invito a hacer este ejercicio: haz una lista de 10 talentos que tengas. Los que tu claramente puedes ver, pero también los que tus afectos te han resaltado. Te recuerdo que un don es algo que naturalmente te sale bien. No es que no tengas que aprender al respecto o que puedas mejorarlo, pero es algo que disfrutas haciendo y lo haces de manera muy fácil. Esta será tu primera pista. A partir de esta lista, redúcela a 5 considerando que disfrutas enormemente mientras las estás haciendo. Pareciera que el tiempo no existe, pues cuando estás usando esos talentos ni te enteras del paso de las horas.

Foto Referencial

Abre tu mente y corazón para hacer este ejercicio. Recuerda que en ti existe una sabiduría que tiene las respuestas a todas tus interrogantes. Entonces, deja que las respuestas se vayan mostrando. Además, confío en que tengas la autoestima suficiente para reconocer las cosas buenas que hay en ti, porque de lo contrario te será difícil encontrar esos dones.

Convertir tu talento en un servicio

Para este paso es necesario que hagas una pequeña revisión de lo que el mundo necesita. Cuáles son esos servicios que la gente está dispuesta a pagar por recibirlos. Por ejemplo, si eres buena con la cocina, seguro habrá gente que quiera comer y disfrutar de tus delicias. O como tantos ahora que cocinan y enseñan por medios digitales.

Pasémonos por algo menos transitado, por ejemplo: te gusta investigar, indagar. Bueno, ¿cómo podrías transformar eso en un servicio? Tal vez puedas ofrecerte como enlace entre gente que requiere un servicio y empresas responsables que lo dan. He visto muchas páginas sobre esto que son excelentes.

Otra valiosa pregunta que puedes hacerte es ¿Cómo puedo usar este don para hacer algo que la gente esté dispuesta a pagar? Y haz una pequeña tormenta de ideas para ver tus opciones.

Foto Referencial

Por ejemplo: a mi hijo le encantan los juegos de video y quiere dedicarse a eso. Entonces eligió estudiar ingeniería de sistemas para aprender lo necesario que lo llevará a hacer eso que le apasiona.

Considera que para algunos, desde niños tienen muy claro a qué quieren dedicarse, mientras que otros tenemos que dar varias vueltas antes de tener clara nuestra forma de prestar este servicio. En cualquiera de los casos, insiste, mantente pensando una y otra vez cómo traducir lo que te gusta hacer y haces bien, en un servicio.

Pensamientos equivocados con respecto a la misión de vida

Creo que una de las cosas que hace difícil que todos estemos cumpliendo nuestra misión de vida es que hay muchos condicionamientos sociales que nos limitan. Empezando por la carreras clásicas que las familias quieren que sus hijos ejerzan.

Además, suponer que tu misión tiene que llevarte a la fama. Yo creo que pocas personas tienen la fama como parte de su camino de vida. ¿Por qué digo esto? Porque a veces hay personas que quieren por ejemplo ser deportistas. Pero se imaginan estar en las grandes ligas o en la NBA, o las olimpiadas. Hay deportistas que trabajarán en su comunidad y su trabajo será igual de valioso como servicio. Esta labor les proporcionará satisfacción e ingresos para vivir bien.  Lo mismo ocurre con el dinero, no todos tenemos en nuestro camino de vida ser multimillonarios. Pero si se puede vivir muy bien e inmensamente feliz al hacer lo que se ama.

Foto Referencial

Entonces, no te dejes deslumbrar, sino más bien busca tu camino, que será único para ti.

Imagino este planeta como una orquesta donde cada uno aporta tocando un instrumento. Al final lo que ocurre es una maravillosa sinfonía. Así es con lo que cada uno vino a hacer como servicio. Son necesarios, constructores, zapateros, pintores, gente tecnológica, quienes adoren las artes. Es en la suma de lo que cada uno aportamos donde se hace esa mezcla maravillosa para vivir. Así que busca la tuya.

Lea también: ¿Cómo limpiar nuestra casa interior?

Carla Acebey-
Comenta y se parte de nuestra comunidad