Foto Referencial

Con el paso de los años es inevitable que aparezcan dolores producto del reumatismo que no es una enfermedad, sino una condición que se deriva del desgaste de los huesos, por los movimientos más repetidos a lo largo de la vida, muchas veces de manera inadecuada.

Las manos y las rodillas suelen ser los más afectados, es por ello que el Dr. Marcos Rivera, médico traumatólogo, explica que las manos tienen muchas debilidades como los músculos que van desde el antebrazo y terminan pasando por un túnel muy pequeño y «la actividad repetida sobre una estructura que está circunscrita hay que cuidarla».

Detalla el Dr. Rivera que el movimiento que más lastima la muñeca es exprimir y hacerlo constantemente llevará a que lamentablemente esa estructura se haga más gruesa y robe espacio generando túnel del carpo o los tendones, que quedan bajo una presión tan grande que terminan lastimando, y como consecuencia de esto se tendrán manos que no abren completamente o les cuesta cerrar.

Lea también:Reumatismo e hipertensión, los principales problemas crónicos de salud

Posturas afectan las rodillas

En el caso de las rodillas, indica el médico traumatólogo, que en ellas hay articulaciones muy importantes que tienen mucho movimiento, «y está montada una superficie sobre otra, y para su estabilidad utilizan un huesito que se llama rótula, el cual literalmente baila al ritmo del tendón rotuliano», precisa el Dr. Rivera.

Agrega que «cuando una persona está sentada en una postura de 90° grados de manera correcta pero mucho tiempo en la misma posición, la rótula termina lastimándose, porque choca contra el fémur», alerta el médico traumatólogo.

Por lo que recomienda a las personas que en ese mismo tiempo estiraren la pierna para que la rodilla descanse, y de este modo la rótula es la que descansa, por lo tanto no se lastima, y al levantarse de la silla, no sentirá el dolor que mayormente sienten que cuando se colocan de pie quedan inmovilizadas.

Foto Referencial

Tipos de reumatismos

Hay entre 100-150 variedades reumáticas de la enfermedad, que quienes la padecen describen dolor común y rigidez.

  • Reumatismos degenerativos: el prototipo es la artrosis, se produce por “desgaste” de las articulaciones, concretamente del cartílago articular, favorecido por el paso del tiempo (la edad) y por otros factores que lesionan las articulaciones.
  • Reumatismos inflamatorios crónicos: el origen de este grupo de enfermedades, como la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la espondilitis anquilosante, el síndrome de Sjögren o la esclerodermia, está en la inflamación de la membrana sinovial.
  • Enfermedades metabólicas óseas: en ellas, como ocurre en la osteoporosis, tiene lugar un “debilitamiento” o fragilidad de los huesos que da lugar a fracturas espontáneas (sin traumatismo) o ante mínimos traumatismos.
  • Reumatismos por microcristale: el prototipo es la gota y se produce un cúmulo de pequeños cristales microscópicos en el interior de las articulaciones que ocasiona dolor e inflación y, con el tiempo, deformidades articulares.
Foto Referecial
  • Reumatismos de partes blandas: son procesos que afectan a las estructuras situadas alrededor de las articulaciones: tendones, bursas, ligamientos y músculos. Por diversos motivos, éstas se inflaman y/o se rompen, originando dolor y limitación de la movilidad.
  • Infecciones y tumores: las estructuras que componen el aparato locomotor, como el resto de los órganos, pueden sufrir infecciones y tumores. Las consecuencias, no sólo para las articulaciones sino también para la vida, pueden ser graves si no se instaura un tratamiento temprano.

Lea también: Remedios naturales para la salud en la tercera edad

Con información de: www.fibrorioja.org

Comenta y se parte de nuestra comunidad