Foto Referencial
En estos tiempos de cuarentena no es raro encontrarnos envueltos en altos niveles de ansiedad y preocupación, o incluso podemos sentirnos tristes y deprimidos.  Sin embargo, estas emociones pueden ser perjudiciales para la evolución normal del embarazo  e incluso para la salud del futuro bebé.
Recientemente varios estudios han resaltado la importancia del bienestar psicosocial de la mujer embarazada en todo el embarazo. Así como la psiconeuroinmunologia ha tomado un papel determinante en el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes y las patologías autoinmunes como el lupus, de igual forma es fundamental el papel de las emocionas maternas en el desarrollo del bebé durante su gestación y en su ciclo de vida.
Foto Referencial

Lea también: ¿Cómo debes cuidarte después de una cesárea?

¿Los bebés sienten las emociones en el vientre materno?

Los fetos tienen la capacidad de percibir las emociones. Y recordemos que las emociones están ligadas a la producción de hormonas por nuestro organismo: cuando estamos alegres aumenta la producción de serotonina, mejora la inmunidad y bajan los niveles de las cifras de tensión arterial, y cuando estamos tristes o llenos de ira aumentan la producción de cortisol, nuestro sistema inmunitario disminuye y las cifras de tensión arterial pueden aumentar.
No se trata de que la madre deba estar todo el tiempo riendo a carcajadas. Así como en la vida misma, todo es un ciclo, hay momentos alegres y momentos tristes. Y el estrés es necesario para adaptarse. El problema se presenta cuando las situaciones de estrés materno se vuelven crónicas, es decir, cuando la mayoría del tiempo esa paciente embarazada está angustiada, preocupada o incluso triste; entonces ese feto estará constantemente expuesto al microambiente del estrés materno.

¿Qué efectos pueden tener esas emociones sobre el feto?

Una investigación llevada a cabo por la profesora Vivette Glover del Imperial College de Londres  en 2007 señaló que los bebés de mujeres embarazadas expuestas a estrés severo como violencia o discusiones violentas pueden presentar un aumento del riesgo de hiperactividad y déficit de atención en su infancia, y ser más propensos a desarrollar ansiedad y miedos, y esto probablemente se relaciona con la exposición prolongada al cortisol  en el vientre materno que puede afectar el desarrollo del bebé. El estrés crónico está asociado al desarrollo de hipertensión y las mujeres embarazadas que son hipertensas tienen riesgo de desarrollar una disminución del peso estimado fetal para la edad del embarazo, conocido como restricción del crecimiento intrauterino y disminución de los niveles normales de líquido amniótico.
Foto Referencial
En un artículo publicado recientemente en Autism Research señala que la interacción entre el medio ambiente y un gen específico altera el riesgo del trastorno del espectro autista y resaltan la importancia del bienestar psicológico de la madre durante el embarazo.

El cuidado del embarazo desde la etapa inicial es importante

El desarrollo de las neuronas en el cerebro del bebé comienza desde las primeras semanas de embarazo, y se optimiza en los primeros dos años de vida. Así como consideramos importante la estimulación adecuada para desarrollar el potencial del cerebro del niño en esa primera infancia, debemos tomar en cuenta que desde el vientre materno ese bebé está en desarrollo y también en ese periodo requiere nuestra atención.
El cuidado del embarazo desde los primeros meses desde el punto de vista nutricional y psicosocial es indispensable. No se trata de pasar todo el embarazo acostada, sino procurar que tus actividades laborales sean acordes a tu nuevo estado, y a tratar de encontrar y disfrutar la sensación de bienestar de manera que tu bebé  también pueda percibir emociones positivas.

¿Qué estrategias pueden ayudar a controlar las emociones durante el embarazo?

  • Conversa con tus familiares y trata de hablar sobre las cosas que te preocupan, y por las que pueden resolver. Hay cosas que no podemos cambiar y no vale la pena angustiarse por ellas.
  • Procura realizar un poco de actividad física en casa como ejercicios de yoga, pilates, o salir a caminar.
  • Inicia la práctica de la meditación, una excelente rutina para relajarte y mejorar tus emociones, calmar la mente y encontrar la paz.
Foto Referencial
  • Evita el exceso de información y noticias relacionadas a la pandemia que vivimos. Claro que tenemos que conocer los detalles pero de nada sirve saturarse de noticias que te producen más angustia y no puedes resolver. Desde tu hogar aporta tu grano de arena cuidándote.
  • Acude a tu control prenatal oportuno con tu médico y trata de responder todas las preguntas que te producen ansiedad.
  • Busca mantener un hobbies o distracción en tu hogar  como leer un libro, pintar, practicar recetas, escribir, o incluso revisar cursos online.
  • Mantén el contacto con tus seres queridos mediante la tecnología utilizando videoconferencia o llamadas telefónicas.
  • Finalmente recuerda que todo pasa y si estamos tranquilos podremos afrontar de mejor manera la resolución de los problemas y las condiciones que se presentan.

Lea también: ¿Por qué ocurren los trastornos menstruales?

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad